LATAM Airlines se acoge al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras estadounidense

LATAM Airlines Group y sus filiales en Chile, Perú, Colombia, Ecuador y Estados Unidos se han acogido a una protección voluntaria bajo el proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 de la legislación estadounidense. Su deuda en su mayoría se encuentra en la nación norteamericana. Las filiales de Argentina, Brasil y Paraguay no se incluyeron en esta solicitud, debido a la naturaleza de su estructura de deuda y a su situación financiera actual. Para todo este proceso cuenta con Cleary Gottlieb Steen & Hamilton y Claro & Cia., como asesores legales; FTI Consulting como financiero y PJT Partners como banca de inversión. En Chile, LATAM Airlines Group y otras entidades allí constituidas también solicitarán un proceso de reconocimiento en tribunales del país andino para asegurar que el proceso sea acreditado e implementado debidamente; y LATAM Airlines Colombia y otras solicitarán lo mismo ante la Superintendencia de Sociedades de ese país.

LATAM Airlines Perú y otras se acogieron al Proceso Preventivo de Reorganización ante el INDECOPI (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual) en Lima, ante cualquier acción adversa de parte de los acreedores. Bajo ese paraguas transformará su negocio, reorganizándolo y reestructurándolo, para mantener su posición en el mercado de aviación latinoamericano en la era posterior al COVID-19. Dos de sus accionistas, el Grupo Cueto y la familia Amaro y Qatar Airways, comprometieron 900 millones de dólares en financiación adicional, demostrando su confianza en la sostenibilidad a largo plazo. La matriz y sus filiales continuarán volando sin ningún impacto en sus operaciones de transporte de pasajeros y carga, así como reservas, bonos, el programa de millas “LATAM Pass” y las políticas de flexibilidad. Sus acciones cotizan en las bolss de Santiago y de Nueva York.

Los proveedores recibirán sus pagos en tiempo y en forma por todos los bienes y servicios entregados desde el 26 de mayo de 2020 en adelante y a lo largo de este proceso. Los empleados del grupo seguirán recibiendo sus salarios y beneficios y el conjunto le proporciona una oportunidad para trabajar con los acreedores del grupo y otros interesados para reducir su deuda y obtener nuevas fuentes de financiación, incluyendo la incorporación de nuevos accionistas. Es un marco legal bajo el cual podrá redimensionar sus operaciones y adecuarlas al nuevo entorno de demanda y reorganizar su balances, permitiendo resurgir de forma más ágil, resiliente y sostenible. Tenía una situación saludable y rentable cuando empezó la crisis, con 1.300 millones de dólares disponibles, pero las circunstancias excepcionales generaron un colapso de la demanda, que detuvo la aviación global y sus ingresos, sino que han cambiado a la industria hacia el futuro.

Roberto Alvo, máximo responsable ejecutivo de la empresa, afirmó que “este camino representa la mejor opción para sentar las bases correctas para el futuro de nuestro grupo de aerolíneas. Tenemos la mirada puesta en un futuro post COVID-19 y estamos enfocados en transformar al grupo para adaptarlo a una nueva forma de volar, donde la salud y la seguridad de nuestros pasajeros y colaboradores son los objetivos primordiales”. LATAM y sus filiales también están sosteniendo conversaciones con los gobiernos respectivos de Chile, Brasil, Colombia y Perú para buscar apoyo para acceder a financiamiento adicional, proteger empleos, en  la medida que sea posible y minimizar la disrupción de sus operaciones. Las agencias de viajes y otros socios comerciales no se verán afectados ni tendrán disrupciones en su interacción con el grupo. El equipo gerencial del grupo lo seguirá liderando a través de este proceso.

LATAM Airlines Group es el principal grupo de aerolíneas de Iberoamérica y uno de los mayores del mundo en red de conexiones. Ofrecía servicios aéreos a 145 destinos en 26 países, con presencia en seis mercados domésticos en su Continente: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, además de operaciones internacionales dentro de esa región y hacia Europa, Estados Unidos, Caribe, Oceanía, África y Asia. Está integrada por más de 42.000 empleados y operaba aproximadamente 1.400 vuelos diarios. Cuenta con 332 aviones, entre los que se encuentran Boeing 787, Airbus A350 y A320 neo. En 2019, LATAM Airlines Group lanzó 26 rutas nuevas y transportó un record de 74 millones de pasajeros, 5,4 millones más que en 2018 y entre los planes para 2020 estaban mejorar la experiencia de sus pasajeros a través de renovaciones de cabina y fortalecer sus alianzas estratégicas para seguir conectando a Iberoamérica con el mundo.

Fotografía: Boeing 787-9 de LATAM Airlines.

Relacionados