Nuevas pruebas al sistema de control de tránsito aéreo en Brasil

La Comisión de Implementación del Sistema de Control del Espacio Aéreo (CISCEA) de la Fuerza Aérea Brasileña, realizó las llamadas Pruebas de Aceptación de Fábrica  de SAGITARIO (Sistema Avanzado de Gestión de Información de Tránsito Aéreo e Informes de Interés Operacional) de modo completamente remoto.

Esta prueba tiene como objetivo garantizar la calidad y la eficacia de las nuevas características del sistema a través de un entorno simulado, que retrata el escenario más confiable posible de la realidad operativa. SAGITARIO es un Sistema que se somete a actualizaciones constantes, para mejorar sus funcionalidades y mejoras, con el fin de adaptarse a las características específicas de cada Centro, siendo siempre compatible con todos los demás sistemas integrados e implementado en el Sistema de Control del Espacio aéreo brasileño (SISCEAB).

Más de 30 funcionarios reunidos virtualmente participaron en esta prueba. Además de la CISCEA y el Departamento de Control del Espacio Aéreo (DECEA) en Río de Janeiro, participaron los cuatro Centros Integrados de Defensa Aérea y Control de Tráfico Aéreo (CINDACTA I, II, III y IV, Brasilia, Curitiba, Recife y Manaus, respectivamente) el Instituto de Control del Espacio Aéreo (ICEA) y la empresa Atech, en São Paulo.

Se realizaron pruebas y verificaciones de las nuevas funcionalidades del SAGITARIO relacionadas con el proyecto Continental CPDLC (Controller Pilot Data Link Communications), tecnología que permite el envío de mensajes de texto pre-formateados como una alternativa a las comunicaciones de voz, actualmente existentes, con un aumento seguridad y reducción de la carga de trabajo del controlador de tránsito aéreo.

Según el presidente del CISCEA, Brigadier del Aire Sérgio Rodrigues Pereira Bastos Junior, “las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 exigieron a nuestros gerentes y técnicos procedimientos alternativos que, dentro de los criterios de seguridad, permitieron la continuidad de las actividades contractuales, minimizando así impactos en los desarrollos en curso». (Javier Bonilla)

Relacionados