Virgin Atlantic intenta evitar la quiebra

Richard Branson, el multimillonario empresario británico fundador del Grupo Virgin, ha fijado el último día de mayo como fecha límite para encontrar comprador que salve de la quiebra a su aerolínea Virgin Atlanic, después de fracasar en su intento de obtener un rescate gubernamental por un importe de cerca de 575 millones de euros no tuvo una respuesta satisfactoria y ahora se centra en conseguir un posible inversor privado. Houlihan Lokey, el banco de inversión contratado al efecto, ha sondeado a más de 100 instituciones financieras potenciales, con todas las opciones sobre la mesa, la mitad de las cuales pidieron información y se reducirán a unos pocos ofertantes.

La estadounidense Delta Air Lines, que posee el 49 por ciento de Virgin Atlantic,  tiene sus propios problemas ocasionados por la pandemia y se ha enfrentado a los límites del Reino Unido sobre la propiedad de aerolíneas extranjeras, según indicó su director ejecutivo, Ed Bastian. Fundada en 1984, tiene su sede en Crawley y sus bases principales están en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick, con una secundaria en Manchester. Su flota consta de 4 Airbus A330-200, 10 A330-300, 4 A350-1000 (tiene pedidos 7 más para remplazar a los 747-400), 7 747-400 y 17 787-9, con una edad media de poco más de nueve años.

Fotografía: Richard Branson.

Relacionados