Las muchas vidas de Condor

Tras haber superado con éxito el periodo posterior a la insolvencia de su antigua empresa matriz, Thomas Cook Group, la alemana Condor se enfrenta, al igual que toda la industria de la aviación, a grandes desafíos derivados de la crisis provocada por el coronavirus, siendo una de las consecuencias de dicha crisis la renuncia a la compra por parte del propietario de la polaca Lot, llamado a salvarla. Pese a este nuevo grave tropiezo, también ha superado este contratiempo y continúa volando, gracias al apoyo del Gobierno Federal germano y del Estado de Hesse, en forma de garantía para la obtención de un préstamo de 294 millones de euros del Programa Federal de Protección frente a la crisis del COVID-19, así como 256 millones de euros para refinanciar completamente el crédito puente que obtuvo el pasado invierno tras la insolvencia de Thomas Cook. La Comisión de la UE ya ha dado su aprobación.

La ayuda sirve para apoyar adicionalmente a Condor durante el tiempo en que no pueda transportar a sus pasajeros, debido tanto a las restricciones de viaje, como a las prohibiciones de entrada. Por otra parte, la logística para vuelos de carga se necesita con urgencia, motivo por el cual toda su flota de larga distancia está transportando equipos médicos vitales desde China a Alemania en vuelos no regulares y trabaja a toda velocidad para planificar más vuelos. La aerolínea ha demostrado en los últimos meses que con conocimiento, profesionalidad y dedicación, lo imposible puede hacerse posible..

Fotografía: Boeing 757-300 de la alemana Condor.

Relacionados