El 100% de los destinos del mundo ha restringido ya los viajes por la COVID-19, informa la OMT

La pandemia de COVID-19 ha llevado a todos los destinos del mundo a introducir restricciones a los viajes, según muestra el estudio llevado a cabo por la Organización Mundial del Turismo (OMT). Se trata de las restricciones más rigurosas sobre los viajes internacionales de la historia y, hasta la fecha, ningún país ha levantado estas restricciones impuestas como respuesta a la crisis.

Dando continuidad a investigaciones previas, los últimos datos del organismo especializado de las Naciones Unidas para el turismo muestran que el 100% de los destinos ha impuesto ya restricciones, de los cuales un 83% lleva aplicando las restricciones vinculadas a la COVID-19 desde hace cuatro semanas o más y, a 20 de abril, ningún destino las ha levantado.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, ha manifestado: «El turismo ha demostrado su compromiso de anteponer a las personas. Nuestro sector también puede liderar el camino para impulsar la recuperación. Este estudio sobre las restricciones mundiales a los viajes ayudará a apoyar una aplicación oportuna y responsable de las estrategias de salida, permitiendo a los destinos aligerar o levantar las restricciones a los viajes cuando sea seguro hacerlo. De esta manera, los beneficios sociales y económicos que el turismo ofrece podrán volver a fluir, allanando el camino a una recuperación sostenible tanto para las personas como para los países en su conjunto».

Seguimiento de las restricciones por fechas y por severidad

Además de ofrecer una visión general, el estudio de la OMT desglosa los tipos de restricciones a los viajes que han introducido los destinos en todas las regiones del mundo, detallando también la evolución de estas restricciones desde el 30 de enero, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la COVID-19 como una emergencia de salud pública de preocupación internacional. El último análisis muestra que, de los 217 destinos del mundo:

  • el 45% ha cerrado total o parcialmente sus fronteras a los turistas («no se permite la entrada de pasajeros»);
  • el 30% ha suspendido total o parcialmente los vuelos internacionales («suspendidos todos los vuelos»);
  • el 18% prohíbe la entrada de pasajeros procedentes de países específicos o a pasajeros que han hecho escala en determinados destinos;
  • el 7% está aplicando diferentes medidas, como la cuarentena o el autoaislamiento durante 14 días y medidas relativas a los visados.

En este contexto, la OMT ha estado liderando llamamientos a los gobiernos de todo el mundo para apoyar el turismo mientras dure este reto sin precedentes. Según el secretario general Pololikashvili, la caída repentina e inesperada de la demanda turística causada por la COVID-19 pone en riesgo millones de puestos de trabajo y de medios de sustento, a la vez que hace tambalearse los progresos alcanzados en los últimos años en términos de desarrollo sostenible e igualdad.

Audiencia con Felipe VI

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT) fue recibido por el Rey de España para evaluar cómo la pandemia del COVID-19 está afectando al sector turístico a nivel nacional e internacional. La audiencia es un reconocimiento de la importancia del sector turístico para la recuperación económica y social frente a la pandemia, durante la cual el Jefe del Estado español conoció de primera mano la respuesta global liderada por la OMT.

Durante el encuentro, el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, subrayó la urgencia de lograr una respuesta política coordinada a nivel internacional, así como un compromiso real para apoyar al turismo, un sector que representa el 10% del empleo global.

La crisis del COVID-19 ha coincidido con el comienzo del Decenio de Acción, la cuenta atrás para cumplir los 17 Objetivos derivados de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Precisamente, el turismo ha demostrado su papel relevante para el desarrollo sostenible, “y por eso debe ser parte de los programas y acciones de rescate asegurando que nadie se quede atrás”, dijo Pololikashvili.

El pasado mes de enero, Pololikashvili hizo entrega al Rey de la Declaración de Madrid sobre el Turismo del Siglo XXI. Esta declaración, indicó el secretario general, “está ahora más vigente que nunca porque apuesta por la resiliencia del turismo en las situaciones más difíciles”.

Según los datos de la OMT, en España, el turismo aporta un 12% del PIB y en 2019 recibió a casi 84 millones de turistas internacionales, cuyo gasto sumó 80 mil millones de dólares. En 2018, fue el segundo destino mundial en llegadas e ingresos por turismo.

Hoy, el turismo se encuentra entre los sectores más duramente golpeados por las consecuencias del COVID-19. La OMT estima que este año a nivel mundial las llegadas de turistas internacionales podrían caer hasta en un 30%, con una pérdida correspondiente de ingresos por turismo internacional de hasta US$450.000 millones.

Al mismo tiempo la OMT recuerda que el turismo ha sido un fiel aliado de la recuperación que ha seguido a crisis pasadas, con beneficios muy amplios que han trascendido propio sector, reflejando su amplia cadena de valor económico y profunda huella social.

El secretario general ha agradecido el respaldo al mandato de la OMT, la única agencia de la ONU con sede central en España. La pandemia “es un desafío para España y el resto del mundo, pero lejos de derrotarnos nos hará más fuertes como sociedad global”, concluyó.

Relacionados