Evacuación de Uruguay a Oceanía de los pasajeros del crucero Greg Mortimer, que se dirigía a Canarias

Rumbo a Canarias, el moderno crucero Greg Mortimer, con su peculiar proa tipo Thumbehole o AX Box, llegó al puerto de Montevideo en las últimas horas del pasado viernes desde Ushuaia, al tiempo que un Airbus 340/500 de la aerolínea portuguesa Hy Fly arribaba al Aeropuerto Internacional de Carrasco para transportar a los pasajeros, de origen neozelandés y australiano, muchos de ellos con coronavirus, a sus respectivos países. El buque demandó y obtuvo la asistencia uruguaya al registrar a bordo los primeros  brotes de la dolencia, siendo avituallado en alta mar y, posteriormente, siendo monitoreados sus pasajeros por médicos uruguayos y trasladados aquellos con su salud más comprometida a centros hospitalarios de Montevideo, con el concurso de unidades de la Armada Nacional Uruguaya.

Una vez acordado el traslado de aquellos que pudieran hacerlo, con los gobiernos de Oceanía que tuvieran connacionales embarcados, se dispuso un operativo para transportar a los viajeros desde el área portuaria montevideana hasta el aeropuerto (directamente al avión ,eludiendo trámites, mediante visado digital), que implicó un verdadero cordón sanitario de 14 kilómetros, con custodia policial  para los buses especialmente acondicionados y alguna ambulancia, involucrados en la misión coordinada por el gobierno uruguayo en pleno y coronada por el éxito.

Luego, en las primeras horas del sábado, se produjo el decolaje del cuatrirreactor con estas 114 personas hacia Melbourne,distribuidas dentro de la aeronave de acuerdo a su estado de salud y respetando las distancias de seguridad, arribando a destino tras 15 horas de vuelo directo, el primero entre Uruguay y Australia en tal condición. Aún permanecen en el navío, que vuelve a fondear en aguas uruguayas hasta nuevo aviso, la mayor parte de los tripulantes y algunos pasajeros continunando la cuarentena embarcados, excepto dos ,algo más graves, aún hospitalizados en la capital uruguaya.

Poco después del fin de este periplo ,también llegaba a Carrasco un Hércules de la FAU repatriando desde su escala en  Buenos Aires,esta vez a a ciudadanos uruguayos procedentes de México. (Javier Bonilla)

Relacionados