IAG se adapta al impacto del Coronavirus y prevé débil demanda hasta bien entrado el verano

La rápida propagación del COVID-19 y las advertencias gubernamentales y restricciones a los viajes asociadas al mismo, están teniendo un significativo y cada vez más negativo impacto en la demanda de tráfico aéreo global en casi todas las rutas operadas por las aerolíneas de IAG.  Hasta la fecha, IAG ha suspendido sus vuelos a China, reducido capacidad en las rutas a Asia, cancelado todas sus operaciones hacia, desde y dentro de Italia, además de efectuar varios ajustes en nuestra red.

El anuncio presidencial de Estados Unidos que restringe la entrada de ciudadanos extranjeros que hayan estado en países del área Schengen, el Reino Unido e Irlanda, ha aumentado la incertidumbre en las rutas del Atlántico Norte. A su vez, muchos otros países han prohibido o están restringiendo los viajes a esos destinos incluyendo Argentina, Chile, India y Perú. España también ha sido objeto de advertencias de viajes, por ejemplo, por parte de la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth (FCO) del Reino Unido

IAG está implementando iniciativas adicionales en respuesta a este desafiante entorno de mercado. Se espera que la capacidad, en términos de asientos-kilómetros disponibles, en el primer trimestre de 2020 se reduzca en alrededor de un 7,5% en comparación con el año pasado. Para abril y mayo, el Grupo planea reducir la capacidad en al menos un 75% en comparación con el mismo período de 2019.

IAG también está adoptando medidas para reducir los gastos operativos y mejorar el flujo de caja. Estas incluyen dejar en tierra aviones excedentes, reducir y diferir inversiones, recortar gastos no esenciales de TI así como costes que no estén relacionados con el programa de ciberseguridad, congelar el reclutamiento y el gasto discrecional, implementar opciones de vacaciones voluntarias no pagadas, suspender temporalmente contratos de trabajo y reducir las horas de trabajo.

Dada la continua incertidumbre en relación al potencial impacto y la duración del COVID-19, todavía no es posible proporcionar una indicación precisa sobre las perspectivas de beneficio para el año 2020. El Grupo tiene una posición sólida de liquidez con una caja, activos líquidos equivalentes y depósitos remunerados de 7.350 millones de euros al 12 de marzo de 2020. Además, las líneas de crédito generales y comprometidas garantizadas por aeronaves ascienden a 1.900 millones de euros, lo que resulta en una liquidez total de 9.300 millones de euros.

Willie Walsh, consejero delegado de IAG, prevé que la demanda permanezca débil hasta bien entrado el verano. “Por lo tanto, estamos llevando a cabo reducciones significativas en nuestros programas de vuelo. Continuaremos monitorizando los niveles de demanda y tenemos la flexibilidad para efectuar más recortes si es necesario. También estamos tomando medidas para reducir los gastos operativos y mejorar el flujo de caja en cada una de nuestras aerolíneas. IAG es resiliente con un balance sólido y una liquidez sustancial de caja».

 A la luz de las excepcionales circunstancias que enfrenta la industria de la aviación debido al COVID-19, y en particular a la evolución de la situación en España, se ha decidido que Luis Gallego continúe en su puesto como consejero delegado de Iberia durante los próximos meses para liderar la respuesta en España. A su vez, Willie Walsh seguirá en su posición como consejero delegado del Grupo y Javier Sánchez Prieto permanecerá en el cargo de consejero delegado de Vueling.

Relacionados