Aerolíneas Argentinas, año difícil

Mientras los directivos de la Administración de Macri tuvieron que irse de las oficinas de Aerolíneas Argentinas custodiados por personal de seguridad y en medio de insultos y abucheos, los nuevos responsables llegaron con múltiples promesas hacia los insaciables sindicatos aeronáuticos, que parecen considerar que son los dueños verdaderos de la empresa. Al  mismo tiempo que se despedía a empleados técnicos,  que habían sido convocados por concurso, al unisono cuando el Gobierno central dispuso una normativa que impone la doble indemnización ante esos casos, con la compañía deberá desembolsar una fortuna en costes, algo que no parece importar al ser diseño público, la nueva cúpula publicita la apertura de rutas internacionales y mas frecuencias.

Tiempo atrás se hablaba de la sustitución de los birreactores regionales Embraer E190 de su hermana Austral Líneas Aéreas y su posible, afirmando que esas aeronaves no eran suficientemente grandes para el tráfico generado en el interior del país y que se pretendía estandarizar la flota de corto y medio alcance con Boeing 737. Ahora los nuevos directores dicen que se mantener esa flota y aumentarla con E195. La promesa de nueva rutas internacionales requerirá de aviones adicionales y la devolución de los últimos 2 Airbus A340 mplica necesariamente la búsqueda de no menos de 2 a 4 bimotores de largo alcance, como promete el vicepresidente de la compañía, Gustavo Lipovich, quien anuncio la recuperación de lineas que se habían suspendido durante el gobierno de Macri. Sólo la línea Buenos Aires-Barcelona perdía 20 millones anuales y a New York llegó a tener pérdidas de 20 millones en un año, por lo que fueron cerradas, entre otras.

Para todo esto no alcanzan los A330 disponibles, aunque no habría problemas en cuanto a la disponibilidad de tripulaciones, ya que hay bastantes pilotos de A340 que fueron reubicados en los bimotores, a medida que iban saliendo de servicio. Lo cierto que el déficit de la empresa podría trepar a los 700 millones de dolares en este 2020 y debería pedir ayuda nuevamente a la tesorería nacional sin la cual no puede sobrevivir. Aunque los auxilios financieros que requiere son muy fuertes para un país con endeble economía y con múltiples necesidades sociales, Aerolíneas esta protegida por una cobertura mediática y política sin igual, algo que sería imposible e inaceptable para el contribuyente de cualquier país serio. Aerolíneas Argentinas, que dispone de personal altamente capacitado y de facilidades técnicas de fuste, se ve sometida a los vaivenes de la política interna de los funcionarios de turno.

Fotografía: Aerolíneas Argentinas necesita más aviones como los Airbus A330 para cubrir las rutas que desea reabrir.

Aerolíneas Argentinas posee instalaciones de mantenimiento de primer nivel.

La retirada de servicio de los Boeing 737 MAX  causa pérdidas económicas.

Antes se pensaba sustituir a los Embraer E190 de Austral y ahora quiere más reactores de Embraer.

Los A340 se retiran del servicio y se ha prometen nuevas máquinas.

 

Relacionados