Denuncian supuesta corrupción en obras del aeropuerto mexicano de Santa Lucía

Sindicalistas pertenecientes a seis uniones de transportistas de la construcción se unieron para denunciar supuestos actos de corrupción en las obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) que se levanta en las inmediaciones de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía.

Indicaron que dos Tenientes Coroneles y un Mayor de la Dirección de Ingenieros se oponen a incorporarlos plenamente a las labores de acarreo de materiales y los han excluido de la dinámica de las obras en marcha.  Esto ha ocurrido desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador canceló las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) que se construía en Texcoco. Fue precisamente al mandatario a quien los líderes de la federación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México (SUTM) le pidieron intervenir para corregir este panorama.

Sin embargo, por la noche, la Secretaría de la Defensa Nacional,(SEDENA) se pronunció al respecto, rechazando los señalamientos de los sindicalistas y argumentando que han sostenido al menos seis reuniones con ellos en las que se acordaron detalles sobre los pagos y aseguró que han recurrido a diversas excusas para no generar las facturas de pago con tal de obtener ventajas para su gremio y de manera voluntaria decidieron no recibir sus pagos como medida de presión contra la dependencia.

Alrededor de dos mil transportistas y agremiados de la federación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México (SUTM) ocuparon el perímetro de la plancha del Zócalo capitalino para protestar por la exclusión que de ellos ha hecho la SEDENA en las obras del AIFA, además de asegurar que al interior de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía hay corrupción en la administración de los recursos para construir el nuevo aeropuerto.

En un extenso comunicado entregado en las puertas de Palacio Nacional y luego a funcionarios de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), José Ortiz Granados, líder de la Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC) –una de las seis que integran la federación–, le pide el presidente Andrés Manuel López Obrador intervenir para que se aclare la situación del gremio que representa ya que ha sido excluido por loa SEDENA y además enfrenta presuntos actos de corrupción y manipulación por parte de varios mandos militares.

El documento señala al Teniente Coronel Luis Calderón Fernández, al Teniente Coronel Jesús Cándido Abreu Callejas y al Mayor José Cruz Vargas Rangel, como los mandos que se habrían dedicado a entorpecer la incorporación de los transportistas a las obras de Santa Lucía.

En respuesta, la SEDENA negó lo señalado y explicó que se han llevado a cabo reuniones con los representantes de las agrupaciones de la Confederación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México y transportistas locales, estableciéndose como punto de acuerdo que la Confederación trasladará dos terceras partes, mientras que las organizaciones locales una tercera parte de los materiales del predio de Texcoco a un depósito ubicado en el exterior del Campo Mil. No. 37-D, Santa Lucía, Estado de México, como estrategia para salvaguardar las instalaciones militares en donde se alojan unidades del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, depósitos y almacenes y escuelas militares, que en su conjunto son consideradas de seguridad nacional.

La secretaría contestó los cuestionamientos y exigencias de los transportistas, pero no mencionó en su comunicado las acusaciones contra dos Tenientes Coroneles y un Mayor a quienes se señaló por obstruir la participación de los sindicalistas. La SEDENA precisó que “los miembros de esta agrupación sindical, generaron diversas excusas para no generar las facturas para el pago de los acarreos y de manera voluntaria decidieron no recibir el pago por los servicios prestados, como medida de presión para favorecer sus intereses”.

Agrega que se ha mantenido un diálogo abierto durante las seis reuniones que se han llevado a cabo con la Confederación de Sindicatos Unidos de la Transformación de México, que se integra con las siguientes Organizaciones: Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC), Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Sindicato de Cementos, Confederación de Trabajadores de México (CTM) y Organización Libertad, así como con transportistas locales, “con el fin de evitar cobros sobrevaluados que afecten el presupuesto de la obra y cumplir con las instrucciones de transparencia, optimización y ahorro en el manejo del patrimonio que pertenece al pueblo de México en la construcción del “Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles”.

La otra versión

En el texto entregado en Palacio Nacional y a los medios de comunicación, los transportistas le recuerdan al presidente las reuniones que han sostenido con el general de brigada Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, director general de la obra del AIFA, esto para establecer los acuerdos que permitan la participación de todos los transportistas de la región.

En el comunicado del frente de Sindicatos Unidos por la Transformación de México, se señala que ha habido cuatro reuniones con la SEDENA y que la más  reciente fue hace dos meses, el 13 de noviembre de 2019 precisamente en la BAM-1 de Santa Lucía. “Después de esta fecha, ya no tuvimos respuesta por parte de las autoridades de SEDENA, nos mantuvimos a la espera de ser incorporados a los trabajos de acarreo en Santa Lucía”, indica el texto.

Paralelamente, agrega, “ingresaron unidades particulares en demasía a la obra, provenientes de otras entidades del país”.

Estos transportes fueron reclutados por mandos de SEDENA, con tarifas bajas y condiciones impropias de trabajo, aseguran los transportistas, agregando que el 27 de noviembre “solicitamos de manera urgente una reunión con el General Ricardo Vallejo Suárez, se entregó un oficio en las instalaciones de Santa Lucía (anexó copia) para hacerle saber al general nuestras inconformidades”.

Finalmente, el 29 de noviembre tuvimos una respuesta por parte del General Ingeniero Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, nos hizo la invitación condicionada para reunirnos el 4 de diciembre y retomar las mesas de trabajo, siempre y cuando retiráramos nuestra manifestación pacífica, señala el comunicado.

En este contexto, los transportistas le reclaman al presidente Obrador que quienes se dedican a esta actividad en las regiones aledañas a Santa Lucía “estamos siendo desplazados, esto debido a los actos de corrupción por parte de algunos mandos (Tte. Cor. Luis Calderón Fernández, Tte. Cor. Jesús Cándido Abreu Callejas, Mayor José Cruz Vargas Rangel) que están al frente de las diversas zonas de trabajo”.

Esta historia de manipulación rapaz ya la conocemos, son los mismos mandos operarios en la construcción de la pista número seis de obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), hoy cancelado, añaden los transportistas de la CTC.

“Usted dio las órdenes para que se empleara a las personas de las diferentes comunidades de Zumpango, Tecámac, Tonanitla, Nextlalpan, Temascalapa, Tizayuca, por mencionar solo algunas. Esto no está ocurriendo, en el interior de la Base Aérea están trabajando transportistas pertenecientes a otras entidades del país”, le recuerdan al mandatario.

La queja va más allá y señala que “las unidades que están al interior de la obra están contratadas por renta; es muy importante que se soliciten los contratos y se revise a qué empresas se les está pagando el arrendamiento. Las unidades internas no pertenecen a la Federación de Sindicatos Unidos; los Sindicatos Locales solo tienen 30 unidades de las 400 que están trabajando”, advierte el comunicado.

Al final, le piden al presidente López Obrador “instruir al general Secretario de la SEDENA tome conocimiento y de solución a la problemática planteada y de la misma forma nos apoye con la creación de un órgano de control y supervisión el cual sugerimos respetuosamente sea formado por personal de la función pública de la fiscalía general de la república y la entidad civil que usted tenga a bien nombrar para efecto de que en lo sucesivo se cumplan cabalmente la instrucciones que usted gire y los acuerdos que tomemos en este ámbito”.

Los transportistas se retiraron del Zócalo poco antes de dos de la tarde. Este miércoles 15 de enero serán recibidos en la Secretaría de Gobernación para continuar revisando los mecanismos de su participación y para saber si hay elementos que permitan abrir una investigación contra los militares señalados. Los sindicalistas no aportaron pruebas sobre los supuestos actos de corrupción militar y a SEDENA no tocó el tema en su comunicado nocturno. (Texto y fotografía: Jorge Alejandro Medellín, Ciudad de México)

Relacionados