Reducción de los tiempos de espera en Carrasco tras dos años de vigencia del sistema de identificación biométrica

En  2018 el Aeropuerto de Carrasco se convirtió en la primera terminal en América Latina donde el flujo de pasajeros desde Migraciones hasta el ingreso al avión se realiza por intermedio de la tecnología de biometría facial.  La modernización de los controles migratorios con el uso de ésta  tecnología permite realizar el trámite de migraciones en forma automatizada y con mayores estándares de control.

Desde su instalación el uso de la tecnología de biometría facial ha permitido fortalecer la seguridad en los puntos de control del aeropuerto y por tanto responde sensiblemente mejor a las necesidades de seguridad y controles aeroportuarios. El sistema se ha implementado en conjunto con el Ministerio de Defensa Nacional a través de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica y la Dirección Nacional de Migración del Ministerio del Interior. 

El uso de pasarelas biométricas, permitió reducir a un promedio de tan solo 15 segundos el tiempo que lleva el proceso migratorio de pasajeros que ingresan y egresan del Uruguay, haciéndolo así más eficiente. A la vez aumentó a 11 la cantidad de personas por minuto en el proceso de embarque, aspecto fundamental en altas temporadas u horarios especialmente concurridos.

Las pasarelas biométricas modernizan el proceso migratorio y lo hacen más ágil y seguro para los pasajeros. Esto permite mejorar su experiencia en los puntos de control de entrada y salida del país. Actualmente existen en el Aeropuerto pasarelas de biometría facial en Migraciones de Arribos y Migraciones de Partidas, en Pre-embarque (POC) y en las puertas de embarque.

El Aeropuerto de Carrasco, que implementó la primera pasarela en el año 2016 en Arribos, fue también el primero en el mundo, entre los gestionados por Corporación América Uruguay, grupo al que pertenece, en implementar biometría facial en todo el proceso migratorio, posicionándolo como una terminal de referencia en innovación. y eficiencia en calidad de atención al viajero. Implementado este nuevo sistema, se redujo el tiempo de espera en los trámites habituales de embarque y desembarque, en un 80%, Asimismo, durante todo el transcurso del año pasado fueron excepcionales las filas de pasajeros que duraron más de 10 minutos, prácticamente menos de un 10%, lo que corrobora las bondades de este dispositivo, paulatinamente imponiéndose en los más prestigiosos aeropuertos del mundo. (Javier Bonilla)

Relacionados