Zurich Airports asume el control del aeropuerto brasileño de Vitoria

Desde el  pasado viernes cambió la gestión del aeropuerto de Vitoria, en  Espíritu Santo.  Infraero ya no gestiona la puerta de entrada principal para los turistas que llegan a este estado y ahora está en manos de ASEB, creada por  Aeropuertos de Zúrich. La concesión es de 30 años.

«La expectativa es positiva. Zurich opera cuatro aeropuertos en Brasil, América Latina y Europa. Tiene un amplio relacionamiento en este ambiente y esperamos que sea algo más que un operador», reflexionó el gobernador de Espíritu Santo, Renato Casagrande, que asistió a la ceremonia celebrada en el estacionamiento del complejo. «Nuestro aeropuerto es moderno, está aumentando la demanda y esperamos que la compañía esté activa al integrar el trabajo con el gobierno estatal y las agencias de turismo para aumentar el flujo de personas en nuestro estado y de un estado a otro», agregó.

Según Matthias Pöter, CEO de Aeropuertos del Sudeste de Brasil, la compañía tiene experiencia internacional en el mercado de la aviación y está comprometida a hacer que el Aeropuerto de Vitória, que ya se considera uno de los mejores, incluso más eficientes, contribuya al aumento de visitantes nacionales e internacionales a Espíritu Santo. «Tenemos una historia y con el apoyo del gobierno estatal, los municipios y las empresas de turismo, queremos colaborar para que cada vez más personas puedan venir y tener el mejor servicio disponible», dijo Pöter. ASeB promete tener una infraestructura de despegue y aterrizaje más eficiente y ofrece más tiendas y servicios.

Ubicado entre Río de Janeiro y Bahía, este estado tiene una importante red de balnearios, encabezada por Guarapari y el capitalino de Camburi, y uno de los principales puertos siderúrgicos sudamericanos. Gol inaugurará el primer vuelo internacional desde este aeropuerto, una vez por semana hacia Buenos Aires, intentándose probablemente otra frecuencia semanal hacia Montevideo, mientras ya existen trayectos cargueros hacia Miami y Guarulhos, e intentos de tramitar algunos arribos chárter desde Italia y otros países europeos. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)

Relacionados