Quebró Thomas Cook Balearics

Thomas Cook Airlines Balearics, que se creó en octubre de 2017 para abaratar los costes del transporte aéreo del desaparecido grupo turístico de matriz británica en los desplazamientos de viajeros con España, si bien en la realidad casi sólo operó para otras aerolíneas de Thomas Cook, especialmente en Alemania, pese a que su personal de vuelo tenía base en nuestro país, con sede en Palma de Mallorca, acabó sucumbiendo, aunque inicialmente parecía que se podía salvar operando sus 3 Arbus A320-200 de 180 plazas arrendados para la germana Condor, que con el respaldo del Gobierno de Berlín ha podido salir adelante, gracias a un préstamo de 380 millones de euros, al que también contribuyó el Estado de Hesse. Condor, no obstante, está en venta y deberá prescindir de 300 empleados.

También se ha salvado Thomas Cook Airlines Scandinavia, que cambió su nombre a Sunclass Airlines en noviembre. Finalmente Thomas Cook Airlines Balearics presentó concurso de acreedores para su liquidación, tras intentar salvarse mediante el llamado procedimiento de preconcurso para blindarse ante posibles reclamaciones de deudas durante cuatro meses, que podían prorrogarse otros dos. Llegó a tener 458 empleados y al frente estaba Manuel Mañas, si bien fue creada por Álvaro Middelmann, que fue consejero (en su día dirigió LTE y fue asesr de Globalia) y por José Manuel Gallego como director general (que estuvo hace años en la Air Europa anterior a Juan José Hidalgo). El grupo Thomas Cook entró en liquidación el pasado 23 de septiembre.

Fotografía: A320 de Thomas Cook Airlines Balearics, que tenía certificado de operador aéreo (AOC) español.

Relacionados