Brasil se encamina hacia la privatización total de su red aeroportuaria

El Gobierno brasileño pretende subastar los aeropuertos centrales de Sao Paulo (Congonhas) y Río de Janeiro (Santos Dumont) entre fines de 2021 y principios de 2022. Antes de eso, otros 22 pasarán a la iniciativa privada y esos dos deberían ser los últimos en ser subastados. Esto prácticamente extinguirá la participación de Infraero en la operación de la red aeroportuaria brasileña. La próxima ronda de subastas que tendrá lugar en 2020 se dividirá en tres lotes, encabezados por las terminales de Manaus, Goiânia y Curitiba. El gobierno actual ha cambiado las reglas de concesión, entre otras disposiciones para la propiedad total de la terminal por parte del concesionario.

El primer bloque, vendido en 2012, mantuvo a Infraero como socio de la empresa, con un 49 por ciento de control. El argumento era que el país mantenía su soberanía, pero requería inversiones constantes en la misma proporción en un momento en que el Estado perdía ingresos. La expectativa del Gobierno es abandonar por completo la administración de los aeropuertos del país a mediados de 2022. Por lo tanto, Brasil será una de las pocas naciones del mundo donde la operación de los aeropuertos se realizará prácticamente por parte de empresas privadas (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Río de Janeiro).

Fotografía: Río de Janeiro/“Santos Dumond”.

Relacionados