Una empresa española colabora en la construcción del primer avión eléctrico

“Alice” es como se ha bautizado al primer avión eléctrico de pasajeros del mundo, que ha sido presentado por la empresa israelí Eviation, y en el que participa la compañía de ingeniería española Altea. Será la encargada de proveer  la puerta de pasajeros y las estructuras delanteras y traseras de esta aeronave, fabricadas en fibra de carbono para soportar el alto peso que tienen las baterías que alimentan todo el sistema y que constituyen el 65 por ciento del avión.

“Alice” tendrá una capacidad para desplazar a 11 personas, incluidos el piloto y copiloto, autonomía de 1.000 km y una velocidad de crucero de 450 km/h. Al tratarse de un aparato cien por cien eléctrico es lógico que estemos ante un avión totalmente respetuoso con el medio ambiente que además permitirá una reducción de los costes de hasta un 70 por ciento respecto a los aviones convencionales de su misma capacidad, lo que hace esperar que revolucione el mercado en un futuro próximo.

Cabe señalar que aunque “Alice” no estará listo para volar hasta finales de este año, obteniendo así las certificaciones correspondientes, ya cuenta con su primer cliente, la compañía norteamericana Cape Air.

El director de Altea, Daniel Sánchez, ha afirmado que “es un orgullo participar en un proyecto como éste, único en el mundo y pionero tecnológicamente, y haber podido involucrar al tejido industrial español que ha demostrado estar a la vanguardia, tanto a la hora de aportar soluciones innovadoras como en agilidad de respuesta”.

Fotografía: Avión eléctrico “Alice”, de Eviation  (foto de Miguel Martínez)

Relacionados