Se suspendieron las operaciones de Avianca Brasil

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) brasileña suspendió cautelarmente todas las operaciones de Avianca Brasil, hasta que la empresa pruebe su capacidad operativa para mantenerlas con seguridad. La decisión se adoptó sobre la base de la información proporcionada por la empresa al área responsable de la seguridad operativa de la Agencia y consideró todo el historial que venía acompañado desde el inicio del proceso de recuperación judicial. la compañía fue requerida para adecuar su sistema de ventas de billetes, proporcionar información a los pasajeros y cumplir con las resoluciones. A los pasajeros con vuelos para los días siguientes, la ANAC recomendó que se pusieran en contacto con la compañía y no se desplazaran al aeropuerto. La aerolíea sigue obligada a cumplir la Resolución 400/2016 de la ANAC, con oferta de opciones como reembolso y reacomodación.

Mientras tanto, Latam Airlines en Brasil firmó acuerdo de arrendamiento a largo plazo de 10 Airbus A320ceo con la compañía estadounidense Air Castle, que operaba Avianca Brasil, en proceso de recuperación judicial y a la cual le suspendieron la subasta de activos a instancias de Swissport Brasil, que asevera que le debe 4,31 millones de dólares y la impugnó por estar “basada en la transferencia de ‘slots’ (franjas horarias de operación), lo que está vedado por la legislación. La ANAC se mostró contraria a las tratativas relacionadas a la alienación de ‘slots’ como si formaran parte del activo de la empresa, una vez que tal previsión afecta negativamente a la competencia. La Justicia no aceptó que Azul vuelva a competir por los activos de Avianca Brasil, con el argumento de que su propuesta difiere de lo aprobado en la Asamblea de Acreedores, más en línea con la propuesta formulada por Latam y Gol y que tiene el respaldo de otro acreedor importante: Elliott Management.

Además, Latam obtuvo una reducción de impuestos de combustible en São Paulo/Guarulhos para cubrir rutas que dejó de operar la quebrada. Azul Líneas Aéreas también alquiló aeronaves que hacían parte de la flota de Avianca. Los aeropuertos más afectados por la medida son los de Brasilia, Sao Paulo/Guarulhos y Río de Janeiro/Galeao. La aerolínea a finales de 2018 se acogió a la ley de quiebras para reestructurar su deuda de 260 millones de dólares y continuar con la operación. Por otro lado, una huelga de empleados en reclamación por el pago de sueldos atrasados escaló hasta convertirse en un paro por tiempo indeterminado. El sistema de pagos BSP de la IATA (International Air Transport Association) había excluido a la compañía, complicándole las operaciones y las ventas.

Avianca Holdings, con sede en Bogotá, que otorgó licencias de su marca de forma gratuita a aerolíneas de Brasil y Argentina, destaca que la asociación con estas «en general podría resultar en una disminución general de la confianza del cliente, lo que podría llevar a una pérdida significativa de negocios» y que está experimentando «daños a la reputación» por su asociación con Avianca Brasil. Todas pertenecen al mismo grupo empresarial familiar, dirigido por los hermanos German y Jose Efromovich, pero se mantienen como compañías separadas. Avianca Holdings y Avianca Brasil habían estado planeando una fusión, pero se canceló abruptamente cuando esta última se declaró en bancarrota en diciembre, paralizada por los pagos de combustible y arrendamiento. La situación también significó que Avianca Holdings tuvo que absorber 4 aviones que había subarrendado a su aerolínea hermana y está considerando incorporarlos aviones o venderlos.

A fines de 2018, Avianca Brasil –hasta hace poco la cuarta del país- operaba cerca de 60 aviones Airbus, flota reducida a 10, según documentos judiciales, cancelando todas sus rutas internacionales y operando desde solo cuatro aeropuertos nacionales. La aerolínea argentina, que fue comprada a la familia del ahora presidente Mauricio Macri, tiene problemas similares. Avianca Argentina inició el llamado procedimiento de crisis con las autoridades para permitirle despedir a ciertos empleados. Avianca Brasil, antiguamente llamada Oceanair, opera vuelos regulares desde 2002. Es una compañía independiente de Avianca Holdings y utiliza comercialmente el nombre de Avianca Brasil en virtud de un acuerdo de licencia de uso de nombre que celebró con Aerovías del Continente Americano (Avianca).

Fotografía: En caso de cancelación o de cambio del vuelo causado por Avianca, el pasajero debe tener sus derechos respetados, que están disponibles para consulta en el portal de la ANAC en Internet.

 

Relacionados