Indra y AirMap se alían para ofrecer soluciones en la gestión del tráfico aéreo no tripulado

Indra y AirMap han cerrado un acuerdo de colaboración con el que unen sus fuerzas para acelerar la introducción de las tecnologías de gestión de tráfico no tripulado (UTM) necesarias para facilitar la irrupción definitiva de los drones y que puedan prestar todo tipo de servicios a ciudadanos, empresas y administración. La complementariedad de las soluciones de ambas hace posible acortar los tiempos para que proveedores de servicios de navegación aérea, autoridades, reguladoras, fabricantes de drones y operadores dispongan de la infraestructura de última generación necesaria para poder volar estos aparatos de forma segura en zonas pobladas.

AirMap aporta a esta alianza su elevada especialización y experiencia internacional como la startup líder el desarrollo de plataformas UTM que ordenan el tráfico de drones a baja altura, por debajo de los 150 metros. Mientras que Indra, por su parte, suma su solución UTM de última generación, su sistema de protección anti-drones ARMS y una larga y sólida experiencia como empresa líder en sistemas de gestión de tráfico aéreo en todo el mundo, con equipos en operación en 160 países.

Indra aporta además su potente capacidad comercial global y de relación con los principales actores de la comunidad aeronáutica, así como con potenciales clientes, mientras que AirMap añade su sólida posición en el mercado estadounidense, uno de los más dinámicos y que más fuerte está apostando por la introducción de este tipo de aeronave. Los drones prestarán servicios de logística, mantenimiento de todo tipo de infraestructuras, protección del medioambiente, vigilancia o urban mobility, por citar solo algunas de las aplicaciones más inmediatas.

Para que los países puedan aprovechar todo el potencial económico y de crecimiento que traerá asociado este nuevo sector es necesario sin embargo desplegar antes infraestructuras altamente digitalizadas y automatizadas. Solo así los operadores gozarán de la agilidad y flexibilidad necesaria para utilizar sus aparatos cuando lo necesiten, de forma completamente segura y controlada.

Ambas compañías desarrollan tecnologías bajo una arquitectura abierta que facilitará la integración de sistemas y aplicaciones de terceros y que haga posible su escalabilidad para adaptarse a las necesidades de cada cliente, ya se trata del ayuntamiento de una ciudad o de la autoridad responsable de ordenar el tráfico de todo un país

Relacionados