Amaszonas coopera ante los efectos de la crecida de ríos y destrucción de rutas en Bolivia

El propio Evo Morales anunció que la aerolínea se sumó a  los vuelos  solidarios- protagonizados inicialmente por la Fuerza Aérea Boliviana y sus Hércules- con 700 pasajes hacia Rurrenabaque y San Borja. El Gobierno de Bolivia habilitó más vuelos solidarios para ayudar a los viajeros varados a causa de la crecida de los ríos y los derrumbes en las carreteras en el norte de La Paz y el departamento del Beni. El Ministerio de Defensa dio a conocer el itinerario de estos viajes que comprenden las rutas La Paz-Rurrenabaque, La Paz-Santa Ana de Huachi y La Paz-San Broja; todos ellos con un trayecto de ida y vuelta.

Asimismo, Morales, en conferencia de prensa,  anunció que la aerolínea privada Amaszonas se sumó a  esta iniciativa con 700 pasajes hacia Rurrenabaque y San Borja.
» Saludo que se sumen a los vuelos solidarios, me alegra bastante que el sector privado se sume a esta acción que tomó el Gobierno para habilitar el traslado, el viaje de hermanos», dijo el mandatario.  Amaszonas  informó al mandatario que a partir de esta confirmación se habilitaban también las tarifas solidarias en todos los vuelos con espacios disponibles en la ruta La Paz – Rurrenabaque – La Paz desde el miércoles y hasta el viernes de esta semana.

Morales informó, a través de su cuenta de Twitter, que la empresa privada realizó días atrás el primer vuelo de Trinidad a San Borja llevando personas y vituallas. «Nos ayuda bastante la participación de Amaszonas; ellos harían vuelos a Rurrenabaque y Santa Ana, mientras que el TAM (F.Aérea) hacia Santa Ana de Huachi y Teoponte, cuya pista esperamos rápidamente habilitar». Efectivamente, un  DASH 202 realizó el primer vuelo solidario  entre Trinidad y San Borja, uno de los municipios en el Beni más afectados por las crecidas.
Se habilitaron al menos siete vuelos de estas características que ya transportaron a 432 personas y seis toneladas de alimentos.  Alrededor de 7.000 familias están afectadas por estas inundaciones y se han perdido casi 35.000 toneladas de cultivos, así como miles de cabezas de ganado. (Javier Bonilla)

Relacionados