El helicóptero ruso ANSAT certificado para la operar en entornos de alta montaña

La Agencia Federal de Transporte Aéreo rusa (Rosaviatsiya) certificó el incremento de la altura de despegue y aterrizaje del helicóptero ANSAT hasta los 3.500 metros. La certificación fue emitida en base a los ensayos  que se realizaron en junio de 2018 en el Monte Elbrús.  El documento emitido autoriza así la operación de este helicóptero en condiciones de alta montaña.

Hasta ahora la altura de despegue y aterrizaje del helicóptero no superaba los 1.000 metros. En el transcurso de los ensayos de certificación, ANSAT realizó con éxito una serie de despegues y aterrizajes a alturas de hasta 3.500 metros, incluso simulando un motor inoperativo y el modo de autorrotación, confirmando así su habilidad para operar en condiciones de alta montaña.

“La aprobación de un cambio importante y el incremento de la altura de despegue y aterrizaje abre nuevas oportunidades para atraer clientes de países con este tipo de entornos. Por ejemplo, en el transcurso de la gira de demostración South Asian Heli Tour que tuvo lugar a finales del año 2018, los operadores potenciales de Vietnam, Tailandia, Camboya y Malasia manifestaron su interés por el helicóptero. Hemos recopilado unas treinta solicitudes de suministro de ANSAT y el mejoramiento de sus características de vuelo debe tener un impacto positivo en las negociaciones con los clientes”, señaló el director general del holding de Russian Helicopters, Andrey Boginskiy.

ANSAT es un helicóptero utilitario ligero biturbina. Su producción en serie se lleva a cabo en la Fábrica de Helicópteros de Kazán. Conforme al certificado de tipo, el diseño del helicóptero permite realizar una rápida transformación de la versión de carga a la de pasajeros con capacidad para 7 personas. En mayo de 2015 se obtenía la aprobación para la versión de ambulancia aérea. Está certificado para vuelos a temperaturas de -45°С hasta +50°С.

Relacionados