De momento, la Justicia salva a Avianca Brasil de una inminente quiebra

Avianca Brasil, la cuarta mayor aerolínea de ese país, confirmó su trámite de solicitud de recuperación judicial (concordato) en Sao Paulo el  pasado lunes, 10 de diciembre. El proceso fue protocolado en el Primer Juzgado de Quiebras y Recuperaciones Judiciales de la capital paulista y corre en secreto de Justicia. Desde la última semana, la empresa ha sido objeto de acciones pidiendo la reanudación de aeronaves arrendadas por falta de pago. La empresa argumentó en el documento de recuperación judicial que la devolución de aviones puede llevar a la cancelación de vuelos y afectar a 77 mil pasajeros.

Por el momento, mantendrá todos los vuelos programados. «Los pasajeros pueden tener absoluta tranquilidad en hacer sus reservas y adquirir sus billetes, pues todas las ventas serán honradas y los vuelos, mantenidos.» Avianca Brasil es independiente, pero comparte el mismo controlador que la colombiana Avianca Holdings.
Al menos tres empresas buscaron a la Justicia para pedir la devolución de aviones por Avianca, siendo la más reciente, la irlandesa Constitution Aircraft, que habría conseguido orden para retomar 11 aviones. Las acciones fueron tramitadas por grupos que mantienen contratos de leasing de aeronaves con la compañía de acuerdo con la normativa vigente en materia de protección de sus derechos. Por el momento, el mismo procedimiento impide que los proveedores de leasing ejecuten la reintegración de la posesión de las aeronaves. Inicialmente, para el juez «la interrupción de los servicios de las demandantes causará perjuicios evidentes a un número muy grande de pasajeros y, naturalmente, al sistema de transporte aéreo nacional».

De momento, la Justicia también garantizó el mantenimiento de los permisos de Avianca Brasil para operar en los aeropuertos que ya actúa. «Igualmente necesario que se garantice a las demandantes, en los aeropuertos en que opera, el mantenimiento del permiso de acceso y uso de la infraestructura y servicios aeroportuarios necesarios para la prestación del servicio público de transporte».

La empresa espera devolver sólo ocho aeronaves y su red de vuelos para el verano austral ya no cuenta con esos aviones. El diario afirma que en junio la empresa tenía casi medio millón en deudas con vencimiento en el plazo de un año, según la ANAC (Agencia Nacional de Aviación Civil), aparentemente todavía, no fue notificada sobre la solicitud de recuperación judicial de Avianca Brasil.

«La agencia ya viene solicitando las aclaraciones necesarias sobre la prestación de asistencia a los pasajeros que podrán ser impactados con eventual reajuste de malla. Si se identifican puntos en disconformidad con las normas de la Agencia, Anac podrá aplicar sanciones a la empresa conforme a lo que se constata «Anac refuerza, además, el seguimiento de los requisitos de seguridad exigidos para la correcta prestación de servicios por la empresa», destacó.

Además de tener que devolver aviones, la aerolínea enfrenta dificultades para pagar proveedores y concesionarios de aeropuertos. La deuda con todos los aeropuertos brasileños, públicos y privados, llega a 25 millones, la cuarta parte mantenida con el aeropuerto internacional de Sao Paulo / Guarulhos, con el controlador del cual, GRU Airport ya habría llegado a un acuerdo, iniciando pagos. La empresa afirma que ha logrado aumentar sus ingresos, no lo suficiente para compensar las altas en el precio del combustible y la variación cambiaria. Dice además que está controlando los gastos y que pretende recurrir al mercado para extender el plazo de los préstamos. Del total de la deuda financiera, sólo el 22,7% vencen en 2021, y el resto, hasta 2019.

La empresa amitió su situación mediante un mensaje: «Avianca Brasil comunica que, debido a la resistencia de los arrendadores de sus aeronaves a un acuerdo amistoso, entró con una solicitud de recuperación judicial para proteger a sus clientes y pasajeros. Como primera decisión de la justicia, sus pedidos se garantizaron, como la liberación de su flota para el cumplimiento de todos los vuelos programados, en los aeropuertos donde opera.
Avianca Brasil continuará atendiendo a todos los clientes, volando a todos los destinos con la calidad y excelencia por la que es conocida.»

Avianca Holdings, dueña del el nombre de la aerolínea brasileña, afirmó que la decisión no se refiere a las cuentas de la red internacional. La antiguamente conocida como Oceanair, y también propiedad del grupo Efromovich utiliza el nombre de «Avianca Brasil» comercialmente, “en virtud de un acuerdo Contrato de licencia de uso de nombre firmado con Aerovías del continente americano SA Avianca Holdings y sus compañías subsidiarias velarán por la protección de sus derechos contractuales y su marca.”(Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)

Relacionados