El presidente López Obrador construirá un aeropuerto alternativo al de Ciudad de México en la Base Aérea de Santa Lucía

La Base Aérea Militar Nº1 (BAM-1) de Santa Lucía, principal instalación operativa de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), se convertirá en el aeropuerto alternativo más importante del país, ya que albergará dos pistas de aterrizaje de uso comercial y ofrecerá todos los servicios de una terminal aérea avanzada en el corto plazo. El polémico anuncio fue hecho por el presidente electo del país, Andrés Manuel López Obrador, dando a conocer la cancelación de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que está en construcción en las inmediaciones de Texcoco (Estado de México). El futuro mandatario habló una vez concluida la consulta nacional convocada por él durante su campaña electoral para conocer la opinión de millones de mexicanos sobre la pertinencia de seguir con las obras del NAICM o bien construir dos pistas alternas y la infraestructura necesaria en la BAM-1.

La consulta ciudadana (que no fue convocada ni organizada por autoridad alguna, sino por grupos ciudadanos y simpatizantes del partido Movimiento de Regeneración Nacional-Morena) duró tres días y al final 748.000 personas votaron por la opción de la BAM-1, mientras que 311.000 lo hicieron por el NAIM. La consulta fue ampliamente cuestionada por su escasa metodología y nula representatividad (menos del 1 por ciento del padrón electoral del país), porque sus resultados no son vinculantes con las leyes mexicanas y porque -a decir de los críticos y detractores de Obrador- los estudios presentados para sustentarla no tienen base científica real. Sin embargo, pese a los reclamos y advertencias, el presidente electo anunció que representaba la voluntad del pueblo y que esto significaba la cancelación de las obras del NAIM, que lleva casi un 30 por ciento de avance y una inversión cercana a los 4.400 millones de euros.

De acuerdo con la página del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) –constructor del NAIM– de cancelarse en definitiva el proyecto se cortarían de tajo 48.000 empleos directos e indirectos, se cerraría la posibilidad de desarrollar la zona Oriente del Valle de México, además de que el Gobierno Federal entrante deberá pagar los 4.400 millones por concepto de costo hundido por lo ya invertido en la obra. A estos costos se sumarían unos 1.535 millones de euros “por conceptos de financiamiento, indirectos y pedidos de equipos e insumos para las obras con sus proveedores y subcontratistas”. El proyecto del NAIM contempla la construcción de tres pistas con una extensión promedio de 5 km. de largo por 60 m. de ancho, además de toda una infraestructura hotelera, de comunicaciones y servicios para atraer a millones de turistas nacionales y extranjeros al año.

En mayo de este año, el secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, dijo en varias entrevistas que la BAM-1 de Santa Lucía  -construida en 1952- es “la instalación estratégica y campo militar más importante del país, que representa el pasado, el presente y, sobre todo, el futuro de la Fuerza Aérea Mexicana”. Es la sede de la Comandancia de la Región Aérea del Centro (una de las cuatro en que está dividida la estructura operativa de la FAM) y en ella viven alrededor de 3.000 familias de militares. Santa Lucía tiene una extensión aproximada de 99.000 m2., cuenta con unidades habitacionales, cines, escuelas, tiendas y servicios. Forma parte de la 37ª Zona Militar, la cual engloba en sus operaciones a los estados de Jalisco, Hidalgo, Michoacán, Guerrero, Aguascalientes, Colima, Ciudad de México, Guanajuato, Morelos, Nayarit, Puebla, Querétaro, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

En la BAM-1 está la Escuela Militar de Materiales de Guerra (construida e inaugurada en 2017), un Batallón Policía Militar, la Escuela Militar de Tropas Especialistas de la Fuerza Aérea, una sala para operaciones de Reconocimiento y Transporte Militar y otra para operaciones de Combate. Allí operan dos grupos aéreos: el 1º, integrado por tres escuadrones, el EA 101 con helicópteros Bell 412EP, H725- S-70 y S-24ª, el EA 112, con aparatos de ala rotativa MD-530F, MD-530MG, y el EA 401 formado por 3 cazabombarderos F-5E/F Tiger II; y el 3º, con cuatro, EA 301dotado de aviones de transporte C295M, el EA 302 con C-27J y por 3 Lockheed “Hercules” (C-130E, C-130K-30 y L-100-30) y el EA 502 con Beechcraft C-90 y 350 y 2 Boeing 737-200 y -800. Se completa con el Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) con Beechcraft 350, C-26 “Merlin” y Embraer EMB-145MP y EMB-145 S/A, que son plataformas aéreas de alerta temprana y seguimiento.

La BAM-1 efectúa en promedio 130 operaciones aéreas por día y unas 47.000 por año en su pista de 3.450 m. de longitud y 75 de ancho. Junto con el aeropuerto de Toluca, Santa Lucía formará una red de servicios aéreos con la que el presidente electo buscará resolver en el corto plazo el grave problema de saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Sin embargo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dijo el miércoles 31 de octubre en entrevista radiofónica que el proyecto del NAIM podría continuar con dinero privado, sin tocar recursos del Gobierno Federal.

Fotografía: Proyecto para convertir la Base Aérea de Santa Lucía en el segundo aeropuerto de Ciudad de México.

Relacionados