Volotea lastrada por los Boeing 717

Volotea ganó el pasado ejercicio 11,18 millones de euros, un importe que multiplica por 4,7 el resultado de 2016. A pesar de ser el mejor resultado de su historia, sigue sin distribuir dividendos. Culminó en junio un relevo accionarial por el que CCMP (49 por ciento) y Corpfin (25) salieron del capital y traspasaron su participación a los fondos estadounidenses Elysium y HRS Management y los europeos Meridia Capital, Rijn Capital y Rocinante. Carlos Muñoz, consejero delegado, y otros directivos, controlan el resto. La limitación de la remuneración a los accionistas, además de las propias que marca la ley, se explica en parte por el contrato de arrendamiento que tiene con Boeing Capital Leasing, que le alquila sus birreactores aviones Boeing 717, modelo por el que optó en su nacimiento, pese a haber finalizado su producción

Propulsado por Rolls-Royce BR700, entró en servicio en 1999 para competir en el mercado de los 100 asientos y se conocía antes de la fusión de McDonnell Douglas y Boeing como MD-95, anunciado en 1991, inicialmente como MD-87-105, una versión recortada de la alargada familia MD-80 que había regresado a casi el mismo tamaño del DC-9-30 de los años sesenta. El 14 de enero de 2005 anunció que en mayo de 2006 cerraría la cadena de montaje, situada en Long Beach (California), tras terminar sólo 117 ejemplares. Volotea tiene una flota de 15 Airbus A319 y 17 717-200 alquilados, pretendiendo ir sustituyendo progresivamente estos últimos por el modelo de avión europeo, que tiene costes por asiento sensiblemente más bajos.

El contrato de arrendamiento con Boeing impide declarar o distribuir dividendos si hay impago de rentas básicas o complementarias a la sociedad de alquiler de las aeronaves. La compañía matizó que no se ha incumplido el contrato y que la política pasa por seguir sin remunerar a los accionistas. Por otro lado, Francia se situó en 2017 como el país más importante para la compañíaespañola, con un peso del 42 por ciento sobre los ingresos, 7 puntos más que en 2016. Superó a Italia, donde generó un 40 por ciento de su negocio.

De las doce bases que suma, cinco están en el país vecino (Nantes, Burdeos, Estrasburgo, Toulouse y Marsella) y cuatro en Italia (Palermo, Verona, Génova y Venecia), donde en 2019 se añadirá Cagliari, que supondrá la creación de 60 empleos. España, donde tiene bases en Asturias (Comunidad Autónoma a la que trasladó su sede social desde Barcelona, debido a la situación en Cataluña) y Bilbao, se mantuvo como tercer mercado, con el 7, 4 puntos menos que en 2016. La empresa elevó sus ingresos un 22,7 por ciento, hasta 307,47 millones de euros, pero el ingreso por asiento y km. bajó un 2,9 por ciento, un descenso es menor que el de 2016 y que el registrado por el mercado en general. La aerolínea redujo sus costes unitarios un 2,6 por ciento.

Fotografía: Boeing 717-200 de Volotea (foto Antonio Camarasa).

Relacionados