Indra refuerza su posición como principal suministrador global de radares civiles y sistemas de vigilancia de tráfico aéreo

Indra está batiendo año a año récord de ventas en el mercado de radares civiles y sistemas de vigilancia del tráfico aéreo, confirmando su posición de líder global en este segmento de negocio. Su éxito de Indra se basa en las elevadas capacidades y fiabilidad de sus radares. Otros factores en los que se ha apoyado para aumentar sus ventas son el suministro de radares tridimensionales (banda L), que refuerzan la seguridad en aeropuertos y zonas con más tráfico; la digitalización de sistemas para ofrecer capacidades más elevadas y facilitar su mantenimiento; y las mejoras que ha introducido en sus sistemas para mitigar las interferencias provocadas por campos eólicos. Al mismo tiempo, la compañía ha copado el mercado de sistemas de vigilancia ADS-B, que en los últimos años ha experimentado un fuerte crecimiento para complementar la vigilancia de radar y cubrir rutas menos transitadas. Indra ha implantado en los últimos años más de 250 radares primarios y secundarios en todo el mundo.

Por regiones, Indra ha reforzado su posición en todas las áreas en las que opera. En Europa, el pasado año firmó un acuerdo marco con el proveedor de servicios de navegación sueco LFV, que le ha convertido en el suministrador preferente de radares primarios y secundarios en todo el país. En Dinamarca, está implantando estaciones de vigilancia, dotadas de secundarios y primarios, en los aeropuertos de Billund  y Roskilde.  Estos dos contratos refuerzan su posición en Europa, en dónde ha suministrado radares y sistemas de vigilancia a ENAIRE (España), Skyguide (Suiza), Cyta (Chipre), Croatiacontrol (Croacia), Slovenia Control (Eslovenia), AustroControl (Austria), PANSA (Polonia), Oro Navigacija (Lituania), DHMI (Turquía) y London Luton Airport Operations (Reino Unido), además de a Eurocontrol, la organización europea para la seguridad de la navegación aérea.

En Latinoamérica, es la empresa líder en sistemas de gestión de tráfico aéreo en todo el Continente. En el ámbito concreto de la vigilancia, está modernizando la red de radares de COCESNA para dotarlos de las últimas tecnologías y avances, incorporando la capacidad ADS-B y tecnología totalmente digital, con interfaz de control y monitorización mediante plataformas “web”. Esta red de radares se encuentra distribuida en distintos emplazamientos en Honduras, Islas Caimán, Costa Rica, Nicaragua, y Guatemala. Por otra parte, ha contratado recientemente a Indra la adquisición de nuevos sistemas que se implantarán en San José, Costa Rica, Belice, Nicaragua y Guatemala. Y en paralelo, también se ha adjudicado nuevos contratos en Panamá y Chile.

En el norte de África, la compañía firmó el pasado mes de febrero un contrato con el proveedor de servicios de navegación de Argelia (ENNA)  para modernizar de forma integral toda la gestión del tráfico aéreo del país. Entre los trabajos a realizar figura la renovación de toda la red de vigilancia aérea: implantará 11 estaciones dotadas de radares primarios y secundarios en Modo S y 13 estaciones ADS-B. También en África avanza en el despliegue para ASECNA de la que será la mayor red de sistemas ADS-B de todo el planeta: cubrirá la vigilancia de 17 países y varios departamentos franceses del índico.

Ya en Asia, la Civil Aviation Administration of China (CAAC) contrató el pasado año el despliegue de un secundario en el aeropuerto de Shijiazhuang Zhengding, al Norte del país. Con este sistema, el número de radares desplegados por Indra en China supera la treintena, cubriendo la vigilancia del 60 por ciento de todo su espacio aéreo y de aeropuertos tan importantes como el de Shanghai. Trabaja en la modernización de la gestión del tráfico aéreo de los tres aeropuertos de Seúl, incluido el de Incheon, el más importante de Corea del Sur.

Está implantando nuevos radares que se sumarán al radar secundario MSSR en Modo S, que implantó en años anteriores para vigilar la ruta con más tráfico del mundo, la que une Jeju y Seúl y que utilizan más de 10 millones de viajeros al año. En la región del Pacífico, Indra implantó el pasado año sistemas para reforzar la vigilancia del espacio aéreo de Tailandia y avanza en el despliegue de sistemas ADS-B en Australia, en el que ya instaló anteriormente 9 radares secundarios. También desplegó en años anteriores los radares que vigilan el 70 por ciento del espacio aéreo de Indonesia y Vietnam y todo el cielo de Mongolia.

Fotografía: Estación de radar de control del tráfico aéreo de Indra.

 

 

Relacionados