Indra gestiona el tráfico aéreo de Seúl y prepara a Incheon para alcanzar los 100 millones de pasajeros

La tecnología de Indra gestiona todos los vuelos que aterrizan o despegan de Seúl, con dos de los aeropuertos con mayor tráfico aéreo de Asia. La compañía ha renovado el centro de control de aproximación, ha equipado las torres de ambos y reforzado la vigilancia de radar. Este hito forma parte de los trabajos que Incheon International Airports Corporation (IIAC) ha confiado a la empresa española como parte del ambicioso plan de expansión que ha puesto en marcha. El objetivo que persigue la corporación es convertir la capital en el principal centro de distribución de tráfico (hub) de operaciones aéreas del Este de Asia y al aeropuerto de Incheon en uno de los más importantes del mundo. Indra es el principal suministrador de sistemas de tráfico aéreo de la Corporación y su tecnología jugará un papel clave para que doble en la próxima década el tráfico de pasajeros desde los 50 millones actuales hasta los 100 millones.

Los sistemas de Indra aportan la capacidad para que los controladores puedan hacer frente a incrementos de tráfico de doble digito cada año. Incheon pasará de las tres pistas con las que cuenta en la actualidad a cuatro en 2020. La tecnología de última generación de la española permitirá al proveedor de servicios de navegación ofrecer a las aerolíneas los niveles de seguridad y eficiencia más elevados, reforzando su atractivo como centro de operaciones aéreas en la región. Dentro de la carrera de IIAC por reforzar sus capacidades, Indra acaba de completar la modernización del centro de control de aproximación que presta servicio a los dos aeropuertos civiles de la ciudad –Incheon y Gimpo– y a la base aérea de Seul. La compañía lo ha dotado con sistemas de automatización de última generación y ha entregado sistemas de respaldo capaces de asumir la operativa en caso de contingencia en el centro principal.

Indra también ha implantado sus sistemas en las tres torres de control de Incheon y en la de Gimpo. Para agilizar el trabajo, ha introducido el uso de fichas electrónicas, que sustituyen a las de papel en las que los controladores anotaban los datos de los vuelos, y ha implantado un nuevo sistema de gestión de aterrizaje y despegue (AMAN/DMAN) que ordena de forma eficiente los movimientos en las pistas. Para que los controladores dispongan de la información más precisa, también ha instalado nuevos radares primarios y secundarios en Wangsan y Shinbul. Por último, ha entregado un simulador que apoya la formación y el entrenamiento de los controladores y un banco automático para el mantenimiento de los equipos del centro de control y torres. Indra trabaja con IIAC desde  2013, año en el que fue seleccionada para instalar un radar secundario MSSR de Modo S en el aeropuerto de Jeju, que cubre una de las rutas aéreas con mayor tráfico aéreo del mundo, con Seúl.

La compañía ha entregado además a la Corporación sistemas de ayuda a la navegación (ILS, DME y DVOR) que facilitan los aterrizajes y despegues en condiciones de baja visibilidad y permiten a las aeronaves determinar su posición. Ha desplegado además un sistema avanzado de control y guiado de movimientos en superficie (A-SMGCS) para la gestión de aeronaves en el campo de vuelo y zonas de rodadura del aeropuerto, que eleva la seguridad y la capacidad para prestar servicios en las condiciones meteorológicas más difíciles, evitando tener que reducir su capacidad.

Fotografía: Centro de control de aproximación de Seúl.

Relacionados