La IATA elige Madrid como sede de su mayor centro de operaciones del mundo

La IATA (International Air Transport Association) escogió Madrid como sede de su nuevo centro mundial de operaciones, desde donde ya gestionaba la región europea. Desde la capital española manejará 280 líneas aéreas miembros, representativas del 83 por ciento del tráfico mundial, cuyo volumen en venta de billetes aéreos supone 125.549 millones de euros. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, declaró que «la decisión de IATA de elegir Madrid como su sede es una excelente noticia para España. Sin duda, responde al importante esfuerzo inversor por parte de nuestro país y a su liderazgo turístico, tras cerrar 2017 con 82 millones de turistas, situándose, así, como segundo destino turístico internacional». La decisión tiene un indudable impacto económico, ya que desde la sede de IATA trabajarán 330 empleados a finales de año de 60 nacionalidades, que se encargarán de gestionar los billetes de avión y las relaciones con 50.000 agentes de viajes y de carga para América, Europa, África, Oriente Próximo y Asia Central.

En total, la oficina en España gestionará 300 millones de billetes aéreos anualmente. Actualmente 160 personas ya trabajan en la oficina de IATA de Madrid desde su elección como sede regional para Europa, que a partir de ahora tendrá un alcance mundial. El ministro de Fomento ha destacado también el peso de nuestros aeropuertos a nivel mundial. El ministro ha remarcado que “España cuenta con extraordinarias infraestructuras aeronáuticas, ferroviarias, viarias y portuarias que le han valido el reconocimiento, por segundo año consecutivo por parte del Foro Económico de Davos como «el país con la industria turística más competitiva del mundo». Los altos niveles de eficiencia han sido uno de los motivos por los que la IATA ha optado a Madrid como Centro Operativo Mundial. Además cuenta con expertos en materia de aeropuertos, carga, seguridad aérea, operaciones de vuelos y finanzas, entre otros.

En 2008, Madrid fue seleccionada para albergar la oficina regional para Europa y desde entonces su crecimiento ha sido exponencial: Hace un año, ya contaba con 160 empleados de 41 nacionalidades y a día de hoy alcanza la cifra de 260 trabajadores, provenientes de 58 países. La IATA considera que Madrid es un ejemplo de una ciudad multicultural, abierta, dinámica, cosmopolita y con gran capacidad para atraer talento diverso y altamente cualificado. En palabras del vicepresidente regional para Europa, Rafael Schvartzman, «nuestra apuesta por Madrid va más allá de designarla como centro de operaciones. Estamos convencidos de que, con decisiones como ésta, la ciudad se convertirá en una de las capitales más importantes en materia de transporte aéreo del mundo».

Fotografía: El ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna.

Relacionados