Cerró Monarch

Monarch y todas las compañías de su grupo (mantenimiento, viajes, etc.) dejaron de operar el día 1 por la noche de operar anoche, una vez que la CAA (Civil Aviation Authority) británica le retirara la licencia para operar charter. Hasta el último momento buscó un inversor, pero dejó finalmente abandonados a unos 10.000 en aeropuertos de la cuenca del Mediterráneo, que fueron repatriados en aviones de otras compañías. Otros 100.000 tenían comprados vuelos para los próximos meses y los que los compraron dentro de un paquete turístico tienen garantizado el reembolso. Ya en 2016 la autoridad aeronáutica del Reino Unido le dio un plazo de dos semanas para conseguir el dinero que necesitaba y que finalmente obtuvo.

En ese ejercicio fiscal perdió más de 310 millones de euros, su cuarto año con pérdidas en los últimos seis. La estrategia de sus gestores consistía en reorientarse hacia los vuelos de largo alcance. Su propietario, fondo de inversiones, Greybull Capital, que había comprado su participación a una familia italiana, al principio aseguró que iba a homogeneizar la flota con Boeing 737 y relanzaría la compañía con una base en Leeds, donde operan también Jet2 y Ryanair. Transportaba 6,5 millones de pasajeros al año con 35 A320 y A321, a la espera de la llegada del pedido de Boeing, empleando a unas 2.500 personas.

Fotografía: A321 de la desaparecida Monarch (Foto Antonio Camarasa Huerta).

Relacionados