Boom Supersonic y Stratasys firman un acuerdo de colaboración técnica para acelerar el desarrollo de un avión supersónico gracias a la impresión 3D

Stratasys, una empresa de soluciones de fabricación aditiva e impresión 3D, y Boom Supersonic acordaron una colaboración técnica, que constituye un gran paso adelante para acercar los viajes supersónicos regulares a las líneas aéreas comerciales, cuya finalidad es transformar el futuro del transporte aéreo a gran velocidad, para que la segunda acelere la fabricación de herramientas avanzadas y piezas de producción para aviones basadas en la tecnología de impresión 3D FDM de Stratasys. La libertad de diseño, la velocidad de producción y la reducción de costes que ofrece la fabricación aditiva harán posible que realice el primer vuelo de su avión supersónico de demostración XB-1 el año que viene. La empresa utiliza las impresoras 3D “Fortus 450mc” y F370 con tecnología FDM de Stratasys, ambas diseñadas para realizar piezas personalizadas a partir de termoplásticos de producción, y también herramientas de fabricación avanzadas capaces de resistir los entornos más difíciles del sector de la aviación.

El avión supersónico de Boom volará 2,6 veces más rápido que cualquier otro avión del mercado actual. Con una velocidad de crucero de 2.330 km/h., estos aparatos podrían reducir el tiempo habitual de vuelo entre Nueva York y Londres de siete horas a tan solo tres. “Los vuelos supersónicos existen desde hace más de 50 años, pero lo que no existe es la tecnología necesaria para que resulten rentables en la aviación comercial. Actualmente, los importantes avances en materia de aerodinámica, diseño de motores, fabricación aditiva y materiales compuestos de fibra de carbono están revolucionando este sector a todos los niveles. La fabricación aditiva contribuye a acelerar el desarrollo de una nueva generación de aviones”, ha dicho Blake Scholl, fundador y director ejecutivo de Boom. Gracias a este acuerdo, Boom podrá aprovechar las soluciones de impresión 3D, los materiales y los servicios especializados de Stratasys.

Las soluciones de impresión 3D mejorarán la velocidad, los costes y el rendimiento de los procesos de ingeniería y de fabricación más importantes en las oficinas centrales de esta empresa emergente en Denver (Colorado). Boom está respaldada por inversiones en capital riesgo de empresas, como 8VC, RRE, Lightbank, Y Combinator y Caffeinated Capital, e inversores ángel como Sam Altman, Paul Graham y Greg McAdoo. Durante casi treinta años, Stratasys ha definido y dominado el sector de la impresión 3D y la fabricación aditiva, dando forma a cómo se producen las cosas. Cuenta con sedes en Minneapolis y Minnesota, en Estados Unidos; y Rehovot (Israel) y ayuda a clientes de una amplia variedad de mercados verticales, haciendo realidad nuevos paradigmas en diseño y fabricación.

Estas soluciones aportan a los clientes una libertad de diseño y una flexibilidad de fabricación sin rival para reducir los plazos de lanzamiento al mercado y los costes de desarrollo, al mismo tiempo que se mejoran los diseños y las comunicaciones. Entre las filiales de Stratasys se incluyen MakerBot y Solidscape. Su ecosistema incluye impresoras 3D para prototipos y producción, una amplia gama de materiales de impresión 3D, piezas a demanda a través de “Stratasys Direct Manufacturing”, servicios profesionales y consultoría estratégica, la plataforma “GrabCAD”, con más de 3 millones de profesionales, y las comunidades “Thingiverse” y “GrabCAD”, con más de 2 millones de archivos imprimibles para diseños gratuitos. Cuenta con más de 2.700 empleados y 1.200 patentes de fabricación aditiva concedidas o pendientes y ha recibido más de 30 galardones por su tecnología y liderazgo.

Relacionados