Grabysur apuesta por diversificar productos y sectores para seguir creciendo

La compañía andaluza Grabysur, uno de los pocos fabricantes europeos de paneles iluminados para cabinas de aviones y helicópteros, campo en el que ya es suministrador de primer nivel (Tier One) de Airbus, apostó en 2016 por la diversificación de sus productos y servicios, creciendo en los sectores naval y terrestre. Gracias a esa estrategia, pudo alcanzar una facturación de 1,595 millones, superior a los 1,530 millones de 2015. La compañía, que ha duplicado sus ingresos en el último lustro, ya cuenta con clientes fuera del sector aeroespacial, principalmente en la industria de defensa naval y terrestre.

El diseño y fabricación de paneles de control integrados ICP (Integrated Control Panel), unidades de teclados digitales DKU (Digital Keyboards Unit), “bezels”, unidades de control y “knobs”, así como el mantenimiento y reparación de estos instrumentos de navegación y control, son sus nuevas apuestas de negocio, con las que pretende posicionarse como una especializada en todo tipo de HMI (Human-Machine Interface) para los sectores aéreo, naval y terrestre. Con las nuevas líneas de negocio la ingeniería ha cobrado cada vez más peso en Grabysur, cuya trayectoria empresarial es un ejemplo de constante orientación hacia servicios de mayor valor añadido.

Hoy la ingeniería representa alrededor del 30 por ciento del negocio y de la plantilla de Grabysur, y esta orientación le ha permitido extender el alcance de su certificación de calidad ISO9100 desde la fabricación hasta el diseño. En el horizonte de futuro, junto a la consolidación de la diversificación, se encuentra la búsqueda de oportunidades de negocio en nuevos mercados, como Estados Unidos, Canadá e Iberoamérica, a través de los programas de otros grandes fabricantes mundiales, como Boeing, Bombardier o Embraer y de sus subcontratistas.

Con una plantilla de 23 empleados, la mitad de ellos ingenieros, más de 2.000 m2. de instalaciones en dos centros de diseño y fabricación, el principal de ellos en Aerópolis, en el corazón del “clúster” aeronáutico andaluz, en cuyo equipamiento invirtió más de 1 millón de euros, trabaja desde hace años de acuerdo las exigentes normas del sector SAE-AS-7788 y MIL-STD-3009, lo que le ha permitido abrirse camino y consolidarse como proveedor de Airbus. Durante 2016 continuó invirtiendo en aumentar sus capacidades técnicas, adquiriendo maquinaria de última generación, lo que le ha permitido tanto consolidar su posicionamiento, como poder satisfacer las necesidades de sus clientes en proyectos con requerimientos más complejos de ingeniería y fabricación. Además, potenció su actividad comercial, participando en las principales ferias y encuentros de negocios del sector aeronáutico y de defensa, como Aeromart Toulouse y ADM Sevilla, entre otros, así como acudirá a la próxima edición de Le Bourget 2017.

Fotografías:
·Ingenieros de Grabysur durante las pruebas de visión nocturna de sus productos en el laboratorio.
·Instalaciones de Grabysur en Aeropolis.

Relacionados