Buenos resultados de AENA en 2016

AENA celebró en Madrid/Barajas su tercera Junta de Accionistas desde que salió a Bolsa, el 11 de febrero de 2015. Durante su intervención, el presidente y consejero delegado, José Manuel Vargas, destacó la posición de liderazgo mundial de la compañía en la gestión de aeropuertos y los buenos resultados obtenidos en 2016, tanto a nivel de tráfico, como financiero. El año pasado superó el record histórico de pasajeros registrado en 2007, impulsado por la excelente marcha del sector turístico, con más de 230 millones de pasajeros, un crecimiento del 11 por ciento respecto a 2015 y fuertes incrementos, tanto en el mercado internacional, como en el nacional. A estas cifras habría que añadir los 61 millones de pasajeros correspondientes a los 16 aeropuertos gestionados por la compañía fuera de nuestro país, cuyo tráfico crece un 16 por ciento. En total, el volumen de tráfico gestionado el pasado año fue de más de 291 millones de pasajeros.

En 2016 operaron en los aeropuertos españoles de la red 686 compañías aéreas comerciales, que conectaron España con otros 141 países y se crearon 450 nuevas rutas. Todo ello marcado por el excelente comportamiento del sector turístico y la labor realizada para impulsar las conexiones. Los resultados obtenidos por la compañía en 2016 han presentado un comportamiento muy positivo, que refleja no sólo la buena marcha del negocio y la evolución del tráfico, sino también las medidas y estrategias implantadas en la organización. El beneficio neto ascendió a 1.164 millones de euros, cerca de un 40 por ciento más al obtenido en 2016. Cabe destacar el esfuerzo realizado en la contención de costes; el incremento de la cifra de negocio, con unos ingresos totales que alcanzaron en 2016 los 3.773 millones de euros (7,2 por ciento más), de los que un 27 por ciento fueron ingresos derivados de la actividad comercial e inmobiliaria y la priorización de las inversiones en mantenimiento, seguridad y calidad.

Vargas resaltó también la gran capacidad para la generación de caja (cash-flow), que sigue siendo una de sus grandes fortalezas. En 2016 obtuvo un significativo incremento del flujo de caja libre (descontados inversiones, intereses e impuestos pagados), hasta los 1.539 millones (8,2 por ciento más), que ha permitido una reducción de los niveles de endeudamiento. La deuda financiera neta contable del Grupo ha pasado de 9.402 millones de euros en 2015 a 8.228 millones de euros en 2016. Esto ha permitido reducir el ratio de deuda financiera neta a EBITDA de 4,5 veces en 2015 a 3,6 veces al cierre de 2016. En cuanto al beneficio bruto de explotación consolidado (EBITDA), fue de 2.294 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 9,3 por ciento respecto a 2015.

En este apartado, destacó también el buen comportamiento del negocio internacional, con Londres/Luton a la cabeza, en el que AENA tiene un 51 por ciento del capital y que en 2016 alcanzó un record de actividad, con casi 15 millones de pasajeros (18,5 por ciento más). Los ingresos en ese ámbito ascendieron en 2016 a 208 millones de euros, pese a verse afectados por la devaluación de la libra, efecto que ha sido parcialmente compensando por el sólido crecimiento de Luton, que en 2016 aportó más de 65 millones de euros al EBITDA total. El excelente desempeño operativo y financiero de la compañía se ha visto reflejado en la evolución de la cotización en Bolsa, que ha sido muy positiva en 2016, con una revalorización del 23 por ciento, frente a la evolución del Ibex35, que disminuyó un 2.

El pasado año la acción alcanzó un máximo de 136 euros y una capitalización bursátil que a 31 de diciembre de 2016 superaba los 19.447 millones de euros, muy por encima de los comparables de la compañía. En la actualidad, la capitalización bursátil asciende a 23.235 millones de euros. En cuanto a la política de dividendos, dado el compromiso asumido por la sociedad en su salida a Bolsa, el Consejo de Administración ha propuesto en la Junta un reparto de 3,83 euros por acción, un 41,3 por ciento superior a 2015, que fue de 2,71 euros. Entre las principales actuaciones llevadas a cabo por AENA, destacó el apoyo ofrecido a la Dirección General de Aviación Civil para la elaboración del Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), aprobado por el Consejo de Ministros en enero de este año para el periodo 2017-21.

Asimismo, puso de manifiesto el esfuerzo de la compañía por prestar unos servicios aeroportuarios con unos niveles de calidad y seguridad de primer orden, tal y como exigen los usuarios de los aeropuertos, entre los que se encuentran pasajeros y compañías aéreas, así como la sociedad en general. Ha puesto en marcha importantes mejoras en todos sus aeropuertos, prestando también especial atención para garantizar la igualdad en el acceso a los servicios públicos de transporte. Se suma el proceso de certificación de aeródromos a la nueva normativa europea, que exige un gran esfuerzo de adaptación de las infraestructuras; la implantación de mejoras en las condiciones contractuales, en las estrategias de precios y en las acciones de “marketing” y fidelización en las diferentes líneas de negocios comerciales; el desarrollo de actuaciones de renovación y mejora de las superficies y oferta comercial de los aeropuertos y la implantación de nuevos modelos de negocios de los pasajeros.

Fotografía: José Manuel Vargas, presidente de AENA.

Relacionados