Sistemas de última generación para el nuevo centro de control de Mascate

La Autoridad Pública de Aviación Civil de Omán ya gestiona todos los vuelos en ruta del país con los sistemas que Indra ha implantado en el nuevo centro de control aéreo de Mascate, que nace como el mayor y más avanzado de la Península Arábiga. Aporta capacidad para gestionar más del doble de vuelos al año y respalda, entre otros objetivos, el plan del Sultanato de convertirse en destino turístico de referencia en la región. La precisión que aporta la tecnología de Indra en la planificación de las operaciones aéreas eleva la seguridad y la puntualidad y reduce costes. Se refuerza así el atractivo de los aeropuertos de Omán para convertirse en base de operaciones o centro de distribución de tráfico (hub) de las principales aerolíneas, lo que generará mayores ingresos. La Autoridad Pública de Aviación Civil pasa a controlar en torno a unos 1.500 vuelos al día, cifra que podrán incrementar a un ritmo del 11 por ciento anual.

La posición geográfica de Omán hace que sea una zona de paso para muchos vuelos con destino u origen en otros países de la zona o en Asia, lo que le obliga a gestionar un tráfico en ruta muy elevado. Indra viene trabajando desde 2010 en la modernización completa de los sistemas de gestión de tráfico aéreo de esa nación y cerró ese año un ambicioso contrato por 85 millones de euros que contemplaba la modernización de  los centros y torresque respaldan la operación de los aeropuertos de Mascate y de Salalah, los dos más importantes. El proyecto también contempla la renovación de otros tres aeródromos regionales en construcción: Sohar, Ras Al Hadd y Duqm. La exigencia tecnológica de este proyecto ha sido máxima y ha requerido la implantación de sistemas de automatización de la gestión del tráfico aéreo, comunicaciones, mensajería aeronáutica, sistema de información meteorología e implantación de sistemas de guiado de aeronaves en los principales aeropuertos.

Fotografía: Torre de control de Mascate.

Relacionados