Argentina hace esperar a Avianca hasta que se aclare el conflicto de intereses

El otorgamiento de las rutas que solicitaron varias compañías aeronáuticas, como American Jet , Alas del Sur y Andes Líneas Aéreas, para operar más rutas de cabotaje es un hecho auspicioso en el complicado mercado aerocomercial nacional, pero la sorpresa ha sido que dos de las interesadas deberán esperar para el inicio de sus operaciones: Avianca y Flybondi. Esta última debe mostrar los contratos de leasing de aeronaves que sustenten sus planes operativos, para los cuales solicitó nada más y nada menos que noventa y nueve rutas.

Mientras, Avianca tendrá que aguardar a que se establezca el Régimen de Conflicto de Intereses, que el mismo presidente Mauricio Macri expresó que reglamentaría próximamente, lo que fue anunciado por él mismo en el comienzo de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional. Debemos recordar que días atrás un Fiscal Federal imputó al Presidente Mauricio Macri y a su padre, Franco Macri, por la posible comisión de los delitos de “asociación ilícita” y “negociaciones incompatibles”, en el otorgamiento de rutas aéreas a Avianca.

Esta medida también alcanzó a otros funcionarios, como el ministro de transporte Guillermo Dietrich, el director de la ANAC, Juan Pedro Irigoin y el director nacional de transporte aéreo, Hernán Gómez. Tengamos en cuenta que la compañía quedó en el centro del huracán, ya que en el pasado año compró Macair Jet, que era propiedad del grupo económico liderado por el padre del actual presidente argentino.

Desde ese momento se ha especulado con que hubo tráfico de influencias para mejorar el posicionamiento de la compañía colombiana, además de sospechas por la rapidez con que la firma se asentó, por medio de su filial Avian. Diputados kirchneristas habían presentado una denuncia ante los tribunales, mencionando la supuesta incompatibilidad sobre esta operación. Esta denuncia ha sido aceptada por un fiscal.

Avianca había solicitado 16 rutas aéreas, para lo cual planificaba disponer de 700 puestos directos, actualmente emplea a setenta personas en Buenos Aires.

Dicho pedido había tenido un curso favorable de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Este retraso ha generado un fuerte disgusto en las autoridades de la aerolínea colombiana, que ya había traído al país a su segundo avión biturbohélice ATR-72, en preparación para la  pronta inauguración de servicios.

Relacionados