Avianca, con problemas por comprar la aerolínea de la familia del presidente de Argentina

El modo más rápido y certero para entrar al complicado mercado del transporte aéreo de Argentina fue para el conglomerado de Avianca la adquisición de una empresa ya establecida en el sector, con todas las habilitaciones y certificaciones y un hangar en el aeropuerto de Buenos Aires/Aeropareur “Jorge Newbery”, Macair, cuyo nombre procede de la pertenencia durante varias décadas al padre del hoy presidente de la nación, Mauricio Macri. Se consideró el método más sencillo y expeditivo para entrar al mercado, pero inevitablemente trajo especulaciones y rumores aprovechados por la oposición política a esa familia.

Hoy, mientras Avian, la filial argentina de la compañía con sede en Colombia, recluta personal para el inicio de sus operaciones, un fiscal, ya conocido por sus simpatías con la anterior Administración política, que dejó el poder hace ya un año, imputó al presiente Macri, al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y a otros funcionarios por la posible comisión de delitos, como asociación ilícita, negociaciones incompatibles con los deberes de funcionario público, fraude contra el Estado y tráfico de influencias. Mientras esto sucede, con gran escándalo en la prensa y la oposición política, la colombiana incorporó su segundo biturbohélice ATR 72 y más de cuatro mil personas se presentaron a cubrir vacantes para trabajar en ella (Luis Piñeiro, Corresponsal de Grupo Edefa en Buenos Aires).

Fotografía: ATR 72 de la argentina Avian.

Relacionados