La guerra de los fabricantes de aviones

En Farnborough (Reino Unido) quedó patente la desaceleración económica y el Brexit, que proyectaron sobre el salón aeronáutico un aire de incertidumbre, mientras las aerolíneas asiáticas acrecentaron su protagonismo. La malaya AirAsia selló el mayor pedido, de 100 Airbus A321neo, sin duda la estrella del evento, y la india otros 72. Norwegian transformó 30 de sus encargos de A320neo a A321neo LR para vuelos de largo alcance, que se considera es el sustituto idóneo del Boeing 757, que en España opera sólo la pequeña, pero eficiente, Privilege Style (2 ejemplares).
El interés en esta variante podría llevar a lanzar el 737 MAX 10, de 240 plazas y 4.000 millas de alcance, que podría entrar en servicio en 2021. Los dos principales fabricantes dependen cada vez más del mercado asiático para seguir la senda de crecimiento de los últimos años. Si bien estiman que el número de pasajeros en el mundo crecerá entre un 4,5 y un 4,8 por ciento en las próximas dos décadas, es allí donde se perfila la punta de lanza del sector. El crecimiento del tráfico aéreo en Asia, y particularmente en China, se produce en un momento en que la economía europea y occidental muestra señales de estancamiento.
Es previsible que las mayores aerolíneas de este país, como China Southern o Air China, sigan incrementando sus flotas y el constructor local COMAC prosigue su plan de expansión, logrando acuerdos sobre 90 ARJ21. Xiamen firmó una orden de 30 737 MAX, mientras que Ruili Airlines otra de 6 787-9. El segmento asiático ocupará en los próximos veinte años un 40 por ciento de los pedidos y, según Boeing, demandará más de 15.000 aeronaves de aquí a 2035, que hará que ese mercado casi doble la demanda al norteamericano (8.330) y esté a punto de alcanzar la suma de éste con el europeo (7.570 aviones).
Pero Airbus y Boeing rebajaron este año sus expectativas de encargos y entregas con respecto a 2016. El norteamericano prevé para este año suministrar 745 aviones (762 el año pasado) y el europeo admitió que serán inferiores a los 650 esperados. Airbus ganó la batalla de los pedidos a Boeing, 279 –197 en firme– aparatos frente a 182, de los cuales 150 737 MAX, siendo el MAX 8 el más solicitado. En lo que va de año, la compañía europea va por delante de Boeing en número de pedidos, con 321 netos. El fabricante americano adelanta a Airbus con 375 entregas frente a 298.
Los protagonistas de lengua hispana fueron Avianca, que solicitó 62 ejemplares de la familia A320neo; y Air Europa, solicitando 20 737 MAX 8. Y en cuanto a grandes modelos el protagonista fue Boeing, que vendió 16 747-8F a la rusa Volga-Dnepr, mientras Airbus reducirá la producción de su A380 por falta de ventas a partir de 2018: 12 unidades anuales, frente a las 20 que tenía previstas. También el fabricante de Seattle hizo negocio con transformaciones a cargueros y compromisos para hacerlas: 6 737-800 BCF y 4 767 BCF.

Relacionados