Recta final del concurso bienal de Airbus “Fly Your Ideas”

Un revestimiento de ala que aprovecha las vibraciones naturales para alimentar a los sistemas en vuelo, drones que desvían a las aves hacia un “avipuerto” refugio y un sistema infrarrojo inspirado en consolas de juego que detecta posibles obstáculos durante el rodaje se encuentran entre las ideas propuestas por los estudiantes universitarios preseleccionados por el constructor aeronáutico en su concurso en el que los cinco finalistas luchan ya por el primer premio de 30.000 euros. Estas ideas han sido seleccionadas entre 500 que se enfrentaban en el concurso mundial bienal para estudiantes que la compañía creo en asociación con UNESCO.

Los 5 equipos finalistas proceden distintos países como Brasil, China, Japón, Países Bajos y el Reino Unido y viajarán a Hamburgo para defender sus propuestas ante un panel de expertos de Airbus y del sector el 27 de mayo, con la esperanza de llevarse el primer premio; los cuatro equipos finalistas se repartirán 15.000 euros.

Las ideas que compiten en la final son:

‘Buenas vibraciones’ revestimiento colector de energía– del Equipo MULTIFUN’, de la Universidad Tecnológica de Delft, Países Bajos La idea que plantea el equipo es recubrir las alas de los aviones con un revestimiento de material compuesto que recoja la energía producida por las vibraciones o flexiones naturales de las alas. Fibras piezoeléctricas captan las cargas eléctricas producidas por incluso los más leves movimientos durante el vuelo, almacenando dicha energía en paneles de baterías integrados en el fuselaje y aprovechándola para alimentar sistemas auxiliares como los de iluminación y entretenimiento en vuelo. Esto reduce la huella energética del avión durante el vuelo e incluso podría llegar a sustituir toda la fuente de energía para operaciones en tierra.

‘Avipuerto’ guiado por drones– del Equipo ‘BIRDPORT’, de la Universidad de Tokio, Japón
BIRDPORT propone el despliegue de una bandada de drones o vehículos aéreos no tripulados (UAV) para desviar las aves de los aeropuertos a otros hábitats próximos que les resulten cómodos. Los drones utilizan técnicas de separación, alineación y cohesión para manipular a las aves y conducirlas al Avipuerto, donde se utiliza el canto de los pájaros y otros reclamos para crear un entorno natural y seguro para las aves de la zona. La idea está pensada para reducir de forma significativa el choque de aves contra aviones y así aumentar la disponibilidad de éstos.

Sistema infrarrojo de guiado inspirado en las consolas de juego– del Equipo AFT-BURNER-REVERSER, de la Universidad Politécnica Northwestern, China
AFT-BURNER-REVERSER ha aplicado la tecnología de captación de movimientos de una consola de juegos en un sistema de guiado de aviones para su uso durante el rodaje. El modelo utiliza información visual y de infrarrojos para avisar al piloto y al equipo de tierra de la presencia de obstáculos de alto riesgo. Está diseñado para reducir el tiempo entre vuelos y el coste de daños, ahorrando millones al año a las compañías aéreas.

Carrito de tratamiento de basura más rápido – del Equipo RETROLLEY, de la Universidad de São Paulo, Brasil
RETROLLEY ha abordado el tema de la reducción de residuos durante los vuelos y del tiempo que se tarda en su recogida y posterior separación, agilizando las operaciones de las compañías aéreas, especialmente las de vuelos de corta distancia. El carrito específico del equipo está diseñado para una separación y reciclado inteligentes de la basura, minimizando el volumen de papel, papel aluminio y plásticos y recogiendo fluidos residuales. Esto permite disminuir el peso de los equipos de los módulos galley en hasta 30 kg, reduciendo el consumo de combustible y dejando más espacio para bebidas durante el vuelo.

Operaciones inalámbricas y más ecológicas en tierra – del Equipo BOLLEBOOS, de la City University Londres, RU
BOLLEBOOS ha presentado su sistema pionero WEGO, que capta energía durante el rodaje.  Secciones de transmisión situadas en tierra, en el asfalto justo debajo del avión, transfieren energía eléctrica de forma inductiva a un receptor localizado entre las ruedas del tren delantero. Esto proporciona una fuente de energía sostenible para las operaciones en tierra, reduciendo a la mitad las emisiones de carbono.

Relacionados