La privatización parcial de AENA por fin

La alta demanda de acciones de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) dio lugar a la salida de la operación de dos de las empresas que se disponían a integrar su llamado núcleo duro, Ferrovial y TCI (The Children’s Investment) Fund, que ofrecieron precios inferiores a la nueva horquilla fijada por el coordinador de la salida a Bolsa de Enaire, la sociedad pública matriz de AENA, controlada por el Estado. La propuesta consistió en una nueva banda de precios indicativa y no vinculante de entre 53 y 58 euros por acción.

Esto supone incrementar el importe mínimo por título en 10 euros (antes en 43 euros) y 5 euros el máximo (55 previamente). Ferrovial, que había sido preseleccionada para formar parte del núcleo duro representativo del 21 por ciento de la compañía, finalmente quedó relegada de la operación, puesto que valoró su participación del 6,5 por ciento en 48,66 euros por título. TCI, por su parte, con otro 6,5 del accionariado, ofreció 51,6 euros. Sólo se salvaba de momento Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March, que se disponía a representar un 8 por ciento del capital, al haber propuesto desembolsar 53,3.

Esta era la situación hasta el 9 de febrero, cuando escribíamos estas líneas, en el último momento antes de proceder a imprimir el ejemplar que está en sus manos, cuando estaba previsto que se fijara el precio final para los inversores cualificados. Se determinó que el importe de ambos socios, con los que se pretendía dotar de estabilidad al accionariado de la sociedad, no podía resultar inferior al de los inversores cualificados, para los que se reservaba un 25,2 por ciento de las acciones. Incluso, era muy posible que los March también se quedaran fuera, ya que superaban únicamente en tres céntimos el mínimo de la horquilla de precios.

Las acciones que quedarían disponibles irían a parar, precisamente, al tramo de cualificados. La compañía presidida por José Manuel Vargas incrementa así su valoración total en un rango de entre 7.950 y 8.700 millones, superior en un 5,17 por ciento al anterior. Por tanto, la previsión de ingresos del Estado por la operación se elevaba hasta los 4.263 millones, 200 millones más que en el cálculo de antes. Enaire y las entidades coordinadoras fijaron en 58 euros por acción el máximo para el tramo minorista, un 2,5 por ciento del total.

Los planes del Gobierno son privatizar el 49 por ciento del capital de AENA, un 28 por ciento mediante la OPV (Operación Pública de Venta) y el 21 restante con la entrada de los tres socios del núcleo mencionados, circunstancia que ahora puede verse alterada. La reasignación de títulos al tramo mayorista implicará asimismo un aumento del número dedicado a la opción de compra de las entidades aseguradoras (green shoe), inicialmente establecido en 3,8 millones de acciones, para que represente el 10 por ciento del de la OPV, todo ello por la fuerte demanda de los grandes inversores institucionales.

Relacionados

Leave a Comment