El presidente uruguayo presenta, a días de las elecciones, sin aviones, rutas ni permisos operativos, la aerolínea Alas-U, del gremio de la ex Pluna

En una jugada calificada por la oposición  y el ambiente aerocomercial como «electoralista», a días de las elecciones nacionales  del próximo 26 de octubre  y a su propia iniciativa, José Mujica realizo una suerte de pre-inauguración de lo que (eventualmente) sería la línea sindical Alas-U, conformada por los antiguos trabajadores de la ex Pluna, empresa liquidada inesperada y precipitadamente por este mismo gobierno hace dos años y medio.

Estos antiguos funcionarios reciben un muy apreciable seguro de desempleo- que seguirá vigente hasta el año próximo, al menos- desde que acaeció el cierre de Pluna, aún perteneciendo estrictamente a la órbita privada, y ayuda para pagar instalaciones, además de un reciente préstamo blando de casi 300.000 dólares, que precede al de 15 millones, comprometido por el gobierno para el funcionamiento de supuesta  línea aérea. Previamente, se le allanaron obstáculos jurídicos en lo financiero, ordenándose a la Dinacia – que no aceptaba iniciarle expedientes de pre-certificación al no exhibir capital social- que aceptara a la promesa verbal de préstamo , como tal. Mucho se especula si dentro de esas gestiones oficialistas no pudieran haber existido presiones de recursos  económicos contra la propia Dinacia o la FAU, para no oponerse. Días antes había trascendido que Mujica también  habría inducido a la Dinacia a abrir una carpeta similar a otro aspirante a empresario aeronáutico sin apoyo ni antecedentes, que terminó preso días atrás por estafar a conocidos hoteles con supuestos charters.

El mandatario, en lo que fue una clara arenga política, usó un lenguaje bastante soez justificando su voluntad de prestar dinero al grupo: » la pelotudez, el no dar bola, el pensar solamente en  uno y no preocuparse en la suerte de los demás, por más título, y universidad   que tengan, no nos sirve para un carajo, y esto hay que decirlo bien claro para que lo entiendan los que no están acá.El verdadero poder  nos vendrá cuando los trabajadores tengan una capacidad decisiva de gestión en el grueso de la economía nacional».

Para algunos fue bastante inesperada también la presencia del Ministro de Industrias, Roberto Kreimermán, ya que, desde estas dependencias, algunos voceros le aclararon a algunos cronistas especializados que estaban entre las dependencias oficiales menos interesadas en proseguir con el tema Alas-U, apostando a apoyar una eventual mayor severidad al respecto por parte de la autoridad aeronáutica.

Simultáneamente continúa el clima de hostigamiento a los operadores aeronáuticos particulares  de diversa envergadura (desde BQB a Air Class, pasando por otras actividades conexas), para diluir la mayoritaria resistencia de la opinión pública al surgimiento de Alas-U, vista claramente como una consecuencia del escándalo Pluna.

Otro hecho significativo acerca de las dudas que existen al respecto del proyecto, es que el propio CEO de la futura línea y ex Dinacia , Brigadier Daniel Olmedo, recientemente pasó a integrar el equipo de asesores en Defensa del principal candidato presidencial opositor, Luis Lacalle Pou.

Alas-U solo habría señalado el arrendamiento de un Boeing 737/300 ucraniano, que pintaría con un diseño sorprendentemente similar al de Copa, para empezar a volar charters de terminar con su proceso certificatorio nacional e internacional (lo que no es nada seguro), entre mediados de enero y abril próximos. De iniciar actividades, el futuro de la aerolínea, ya en el segundo semestre de 2015, estaría severamente comprometido.  (Javier Bonilla)

Relacionados

Leave a Comment