Relicitación de aeropuerto de Santiago de Chile con 9 grupos precalificados y nuevo aeropuerto en la Araucanía

Inversores españoles, italianos, canadienses, franceses, suizos, brasileños y chilenos se pueden encontrar entre los nueve grupos precalificados por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) para la relicitación del aeropuerto de Santiago de Chile. En el listado de firmas precalificadas, que actualizó la Coordinación de Concesiones, figura el Grupo Pudahuel, integrado por la hispana Ferrovial Aeropuertos y las chilenas Echeverría Izquierdo e Icafal Inversiones. Otro consorcio lo conforman A Port Chile —ligada a Mariano Valle— junto a Flughafen Zürich, operador del aeropuerto de la ciudad suiza. También recibió el visto bueno Aéroports de Paris y Vinci Airports, que para este proyecto configuraron el grupo Nuevo Pudahuel. Estas dos empresas operan 60 aeropuertos.

El Grupo Costanera, conformado por la italiana Atlantia y la canadiense CPP Investment Board, entre sus activos posee la autopista Costanera Norte de la capital chilena. Asimismo, destacan la italiana Astaldi, la brasileña Invepar y las hispanas Sacyr y OHL (por separado). Se suma Agencias Universales (Agunsa), que controla actualmente la concesionaria SCL, que opera el aeropuerto de Santiago. Tramitando su precalificación está AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea), el grupo colombiano Odinsa y Aeropuertos de Cancún. Un total de 21 firmas compraron bases. La nueva concesión prevé una inversión de 633 millones de dólares y obras para elevar la capacidad del terminal a 30 millones de pasajeros por año.  

Nuevo aeropuerto de la Araucanía

A finales de agosto debía inaugurarse el nuevo aeropuerto internacional de La Araucanía, que demandó una inversión cercana a los 123 millones de dólares. Según el Gobierno anterior, en marzo iba a estar operativo, emplazado en la comuna de Freire. El subsecretario de Obras Públicas, Sergio Galilea, aseguró que las obras civiles estaban prácticamente terminadas y agregó que sólo resta concretar trámites con la Dirección General de Aeronáutica Civil para que esté operativo. Además, indicó que en el sector continúan los trabajos de compensación a las comunidades mapuche cercanas, lo que incluye la reparación de caminos, un programa que se replica en toda La Araucanía. Será el segundo más moderno del país y con el cambio de ubicación podrá funcionar sin interrupciones durante todo el año. Tiene una pista de 2.440 m. de largo por 45 de ancho, orientada en sentido Norte–Sur.

Operarán aviones tipo Boeing 767 y Airbus A320, con capacidad para vuelos dentro del territorio nacional o Sudamérica. Esta pista podrá ampliarse a futuro a 3.200 m., suficiente para que una aeronave tipo 747 o A340 pueda despegar con rumbo a Estados Unidos o Europa sin escalas. Incluso permitirá la operación del avión más grande del mundo, el  A380. Está equipado con un moderno sistema de radioayudas ILS Categoría I, destinado a permitir el aterrizaje de aeronaves en condiciones de mal tiempo, con nubosidad baja o neblinas. El tráfico aéreo se controlará desde una torre de control de 28 m. de altura, construida en hormigón armado, que contará con un equipamiento electrónico de última generación, todo ello destinado a incrementar la seguridad y comodidad de las operaciones aeronáuticas.

El sector de plataforma permitirá el estacionamiento de cuatro aeronaves, dos del tipo A320 ó 737 y dos 767. De éstas, tres estarán conectadas directamente del avión al edificio terminal mediante pasarelas telescópicas. Este abarcará una superficie aproximada de 5.000 m2., espacio que duplica la superficie del actual aeródromo de Maquehue. La estructura abarcará dos pisos y el diseño arquitectónico se desarrollará a través de un gran volumen transparente y unitario, coronado por una cubierta continua de suave sinuosidad, que busca interpretar los elementos de la identidad regional provenientes del paisaje y de la tradición mapuche. Cuenta con un patio central vidriado y arborizado con especies nativas. Este espacio se utilizará como estabilizador climático, ya que permitirá ventilar naturalmente, en forma controlada, todo el edificio e iluminará naturalmente los recintos que usualmente son ventilados desde el exterior, como la zona de estacionamiento de aviones, que no siempre tiene una buena calidad de aire.

Los conceptos arquitectónicos de la propuesta se definieron en pos de lograr que la futuro terminal sea un ejemplo de arquitectura sostenible (se trata del primer aeropuerto proyectado en Chile que incorpora estos criterios y metodologías) y que asuma un rol simbólico en los aspectos de puerta de entrada a la región, hito tecnológico y símbolo de identidad regional. El sector de estacionamiento y el área de acceso a la terminal forman un complejo que integra las áreas de equipamiento con un sistema de espacio público y áreas verdes, que recoge elementos morfológicos como la cosmovisión que rodea la cultura mapuche. Considera aspectos pasivos de eficiencia energética, optimización de servicios ambientales (luz natural, ventilación natural, circulación de aire caliente, etc.) además de los aportes térmicos a partir de la selección de los materiales y la orientación. Todo lo anterior, no sólo busca producir ahorro energético, sino también mejorar el comportamiento medioambiental del edificio.

Relacionados

Leave a Comment