MRO: el área del mantenimiento aeronáutico, un negocio por descubrir

El mantenimiento siempre ha sido el talón de Aquiles de la aviación, tanto cuando una aeronave vuela, debido a sus altos costes de operación, como cuando falla por falta de un repuesto,  provocando su falta de disponibilidad. En ambos casos nos encontramos con costes fijos muy elevados. Según el análisis de Isaac Requejo Novoa, Operational Unit Manager, Área Customer Services y Mario Rojo Lozano, Delivery Manager de Altran España, “en España no hay grandes Centros de Mantenimiento Internacionales específicamente españoles, a pesar de los excelentes profesionales (ingenieros, mecánicos…) con los que contamos, los centros más importantes son propiedad de las aerolíneas, no estando enfocados explícitamente al negocio sino al mantenimiento propio. En aviación la Operación es el alma del negocio. Sin embargo, una aeronave produce dinero volando y para ello debe estar en condiciones de aeronavegabilidad, garantizando la seguridad en todo momento. Y hemos de tener en cuenta que aeronaves en España hay muchas, y de todo tipo, grandes, pequeñas, de ala fija, ala rotatoria, con o sin motor… y todas ellas requieren mantenimiento”.
¿Por qué entonces el Mantenimiento no es un gran negocio? Para los expertos de Altran la razón está en que “puede que porque se considera sólo  una necesidad y una obligación (ambas afirmaciones son verdaderas) y sobre todo, por los elevados costes de producción.  Los profesionales actúan bajo el paraguas de un  Centro de Mantenimiento, un MRO. Y cuanto más grande y diverso sea un MRO, mejores precios y menores tiempos de entrega de las aeronaves podrá ofrecer, consiguiendo centros de mantenimiento preparados y al día en tecnología e innovación. De esta forma evitaríamos que muchas aeronaves fueran a MRO’s extranjeros”.

Pero ¿dónde está el corazón del negocio del MRO?  En un MRO se venden horas hombre, experiencia, conocimiento de las aeronaves… Las horas hombre son uno de los pilares del mantenimiento, pero no es el único. El segundo gran pilar son los repuestos. Un repuesto bien gestionado puede suponer una gran fuente de ingresos para el MRO, sobre todo en aquellos repuestos difíciles de conseguir, y que necesitan de la intervención de grandes profesionales de la Logística, que es el gran sub-negocio del MRO.

“El mercado de MRO es muy competitivo, con márgenes comerciales muy pequeños y un alto grado de exigencia. Esto es así tanto en aspectos normativos como en las competencias (lo que se traduce en salarios altos) y en los medios necesarios (que suponen inversiones). A este entorno difícil hay que sumarle la tendencia actual de muchos OEM’s (fabricantes) a involucrarse cada vez más en la oferta de servicios posventa para sus productos, migrando progresivamente su ‘core’ de actividad hacia el ámbito tradicional del MRO. Un ejemplo claro se da en el mantenimiento de motores. En definitiva, la industria tendría que cambiar la visión del MRO hacia una visión más comercial e innovadora. Sólo entonces apreciarían las grandes oportunidades que se están perdiendo”, aseguran Requejo y Rojo.

Relacionados

Leave a Comment