El gremio de ex funcionarios de Pluna anunció un acuerdo con el Gobierno para lanzar una nueva compañía aérea

Mientras corrieron fortísimas versiones sobre tentativas de realizar un vuelo casi simbólico con uno de los CRJ de la ex Pluna (el matriculado CX-CRE), el coordinador general de la central sindical PIT-CNT,  Marcelo Abdala, junto a ex empleados de Pluna y al Secretario de la Presidencia de la República, homero Guerrero, anunció, en conferencia de prensa, haber llegado a un acuerdo para lanzar una nueva aerolínea con fuerte apoyo estatal, partiendo de un préstamo de 15 millones de dólares-ampliable- y el uso de aeronaves garantizadas por el Estado, que el gobierno no desea se trate de los mismos CRJ-900 hasta el momento en poder del Fideicomiso de la ex aerolínea cuya flota integraban, por ser muy  probable objeto de embargo por usuarios y proveedores afectados por su cierre intempestivo y desordenado en julio de 2012.

Mecánicos y pilotos (de los cuales permanecen en la plantillla de aspirantes no mucho más de una docena) prefieren, no obstante, continuar en el CRJ 900-de esta u otras series- para no recalificar en otro modelo. Tras la prisa en firmar el acuerdo antes del viernes próximo (máximo plazo previamente establecido para ello) y por volver a volar en adiestramiento las aeronaves, los  pilotos desean volver a tripular los CRJ para conservar sus licencias vigentes, por lo que las presiones gremiales se incrementaron en las últimas horas.
La opinión pública y la oposición recibieron la noticia con escepticismo y desagrado, pues se han perdido en los últimos 6 años cientos de millones de dólares, que incluyen unos 55 de depreciación (aceptada públicamente por el gobierno) de los 7 CRJ 900 parados en el Aeropuerto Internacional de Carrasco desde hace casi un año, sometidos al mínimo  mantenimiento, apenas  para evitar  deterioros irreversibles. Estos se podrían haber vendido por unos 12 millones de dólares cada ejemplar, si el año pasado el Poder Ejecutivo, sin asesoramiento aerocomercial, no hubiera intentado un dos veces fracasado remate por el valor de su deuda- 138 millones de dólares- por todos ellos en conjunto.
El panorama se presenta más que complicado, ya que, si por un lado, las inéditas y cuestionadas facilidades otorgadas a los sindicalistas, entonces continuadores de hecho de Pluna (lo que los aproxima a juicios pendientes contra la antigua empresa), pueden hacer que empresas aéreas regulares e irregulares, solicitan o demanden jurídicamente-con posibilidades de éxito- apoyos similares, só pena de definir la actual iniciativa como competencia desleal, los ex funcionarios de Pluna reclaman que las líneas otorgadas provisoriamente a BQB, hacia Brasil, Paraguay y Argentina ,sean revocadas en su beneficio, lo cual puede abrir otro frente judicial, o posibles compensaciones hacia el grupo.
Además, el logotipo y demás presentaciones gráficas e identidad visual de la propuesta línea aérea (que ha cambiado su probable denominación de «Lineas Aéreas Uruguayas-LAU» a «Alas-U», ambas de dudosa efectividad comercial) se asemeja demasiado a la de la antigua regional U-Air, lo que puede implicar otros reclamos.
Diversos observadores locales apuntan ,además, a que este acuerdo pueda estar vigente y económicamente sostenido, solo durante 18 meses, a partir de diciembre próximo, para ayudar al oficialismo sortear el próximo calendario electoral uruguayo en desde fines de 2014 hasta mediados de 2015. (Javier Bonilla)
0 euros. Número de expediente: 4023012013900.

Relacionados

Leave a Comment