Altas tasas de embarque e impuestos estatales conspiran contra la aviación reginal en el Cono Sur

 

El reciente establecimiento de una tasa de embarque interna en Brasil, de 11 dólares, que se suma a la internacional que, como en la mayoría de Sudamérica no discrimina distancias a volar, de 42 dólares  junto a la uruguaya, de 41 dólares, la paraguaya, de 35, y otras similares, que se suman a impuestos adicionales internos, que orillan entre los 5 y 8% sobre el valor del pasaje, conspiran según los operadores y especialistas contra el desarrollo aeronáutico-regional, al menos en distancias menores a los 900 kilómetros, dependiendo de otras variables, como horarios o accesibilidad de compra.

Una de las rutas que nunca consiguió estabilizarse, más allá de temporadas altas, es Montevieo-Rosario (Argentina), no obstante ambas ciudades superen ampliamente el millón de habitantes, cada una, y mantengan diversas actividades en común. La otra línea irregular, a no ser en períodos determinados, es Montevideo-Porto Alegre. En cualquiera de las dos, no es raro que impuestos y tasas orillen o, en el caso de Brasil, superen-con el 7,5% de impuestos internos uruguayos  -los 100 dólares de gastos adicionales. Otro tanto ocurriría en las rutas entre Rosario y el sur de Brasil.
Desde hace más de una década, usuarios, prensa especializada y operadores, luchan por establecer una tributación y un tarifario aeroportuario (para el pasajero y las aerolíneas) ponderado especialmente para la región, sin éxito, o , en su defecto, poder usar, donde sea posible, aeropuertos alternativos, en lo que tampoco los reclamos son oídos.
El tema no resuelto es un obstáculo real para la consolidación y el desarrollo de la aviación regional, aunque los respectivos gobiernos lamenten-al menos en público- los problemas de conectividad existentes.
(Javier Bonilla)

 

Relacionados

Leave a Comment