La formación aeronáutica universitaria en España: tradición y especialización

El sector aeronáutico está compuesto por distintas profesiones que demandan una formación de alto nivel de carácter universitario, así como de postgrado. En el ámbito industrial las disciplinas técnicas atesoran tradición, experiencia y especialización. En el campo de la gestión de empresas, la presencia del sector en las universidades es más reciente.

Desde los inicios de la aviación comercial, las necesidades de aprendizaje, experimentación y mejora continua de sus profesionales han crecido de una forma exponencial. El desarrollo de las aeronaves, motores y sus componentes ha exigido industrias específicas que fueran cubriendo los requerimientos cada vez más altos de las compañías aéreas. Igualmente, los aeropuertos y, concretamente, los sistemas de navegación aérea han experimentado un desarrollo espectacular, paralelo al de la propia aviación. La formación en estos ámbitos siempre ha sido de carácter universitario, con el predominio de las disciplinas especializadas en ingeniería, concretamente aeronáutica y aeroespacial. En España, tradicionalmente la forma de ejercer la profesión ha sido en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) o a través de la carrera militar. Posteriormente, otras universidades de carácter público los ofertaron como Barcelona, Sevilla, León y Valencia. Históricamente ha sido una titulación demasiado exigente, que obligaba a invertir demasiados años e incluso forzaba al alumnado al abandono. Igualmente, en muchas ocasiones, ha estado alejada de la realidad empresarial del cambiante sector aeronáutico, a diferencia de otros países, donde la relación universidad-empresa-alumno es más cercana y eficiente. Igualmente, la escasa oferta de alumnos titulados ha hecho necesario recurrir a otras disciplinas técnicas para cubrir la creciente demanda de profesionales.

Hoy en día, la Declaración de Bolonia de 1999, por la que se pretende homogeneizar la formación universitaria a nivel europeo, mejorar la calidad y potenciar el acercamiento entre universidad y empresa, endémica carencia del sistema educativo español, ha hecho que el mapa de la oferta universitaria haya cambiado radicalmente. Igualmente, las necesidades de la pujante industria aeronáutica europea, fundamentalmente a través del emporio compuesto por EADS, han manifestado el déficit de profesionales especializados en ingeniería técnica aeronáutica y su homóloga superior. En el caso español, este problema se ha agudizado debido al éxodo de ingenieros hacia otros países extranjeros, con mejores oportunidades y condiciones laborales. Por tanto, la ampliación y mejora de la oferta universitaria en este campo está plenamente justificada.

Los nuevos programas formativos establecidos por Bolonia hacen desaparecer las dos titulaciones anteriores, impartidas hasta ahora en las universidades de Madrid (UPM), Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña, UPC), León, Valencia y Sevilla. Así, todos se unifican en tres programas de Grado en Ingeniería Aerospacial, Aeronavegación y Aeronaves. Como regla general, los programas formativos de estos estudios constan de cuatro cursos académicos. Posteriormente pueden ser complementados con estudios Máster y de Doctorado. Además de las ya mencionadas, también ofertan estos estudios la Universidad Carlos III de Madrid y, por primera vez, las privadas Alfonso X El Sabio, también localizada en la capital y la Universidad Europea de Madrid.

La gestión aeronáutica y aeroportuaria

En el campo de la gestión de las operaciones, la formación y el ejercicio de las diversas profesiones se ha canalizado siempre a través de las distintas licencias, establecidas por OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), como la de piloto comercial, piloto de transporte de línea aérea, controlador de tránsito aéreo, técnico de mantenimiento de aeronaves y despachador de vuelo; licencia aún inexistente en España, pero en vías de ser implantada. Adicionalmente, existen muchas otras profesiones en el transporte aéreo que nunca han requerido formación universitaria, como las anteriores mencionadas. Es el caso de coordinadores de vuelo, agentes de tráfico, comerciales, “marketing”, comunicación, jefes de escala e incluso puestos directivos y gerencia. Las compañías aéreas, los aeropuertos y la industria aeronáutica formaban a sus empleados prácticamente “ab initio”. Aunque queda muy atrás la figura del profesional polifacético formado a sí mismo, de un modo prácticamente autodidacta, no hay que olvidar, que, por ejemplo, en el sector aeronáutico español siguen desempeñando grandísimos profesionales que jamás pisaron una universidad. Como ejemplo de ello, la malograda Spantax, precursora y líder del tráfico chárter a nivel europeo, además de empresa, fue una gran escuela donde comenzaron a trabajar y se formaron buena parte de los profesionales del sector aeronáutico español. A una escala superior, se podría decir algo parecido de Iberia y Aviaco, si bien la rotación laboral del personal en estas empresas siempre ha sido inferior con respecto al sector privado, donde la transferencia de capital humano produce mayores beneficios al conjunto del sector.
Pero el desarrollo de un país está condicionado por la calidad de su sistema educativo y, a la larga, en los tiempos actuales, una exitosa carrera profesional debe estar respaldada por su correspondiente titulación. Así, siguiendo un modelo parecido al de la prestigiosa universidad estadounidense Embry Riddle, en el otoño de 1995 echó a andar en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) una desconocida titulación de carácter propio, denominada Gestión Aeronáutica. Constaba de cuatro cursos académicos, se impartía en la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, compartiendo asignaturas y profesorado con estas disciplinas, y se creó con el objeto de dotar de una titulación a muchos profesionales del sector que carecían de estudios universitarios. Igualmente, la pujanza del sector aeronáutico español durante esa década iba a demandar nuevos profesionales con una formación de gestión, necesaria en muchos puestos que no eran de carácter técnico y que hasta entonces estaban copados por ingenieros. Aunque muy pocas personas y empresas veían futuro a la iniciativa, lo cierto es que han pasado tres lustros y hoy en día Gestión Aeronáutica es una titulación consolidada que se imparte en forma de Grado en la precursora UAM y su homóloga barcelonesa (UAB). La mayoría de los alumnos egresados de estas universidades están trabajando en el sector aeronáutico, gracias también a las políticas de becas que se han ido estableciendo con las empresas del sector.

El fracaso empresarial del nuevo aeropuerto de Ciudad Real no ha frenado los planes de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM) de seguir el mismo proceso que las anteriores con su actual título propio en Gestión Aeronáutica y Aeroportuaria, impartida en su campus de Puertollano. El objetivo inicial era formar profesionales para el malogrado aeropuerto, pero la conversión en grado oficial permitirá a sus alumnos explorar nuevos horizontes más allá del aeropuerto manchego.

Volviendo a la profesión de piloto, hay que destacar que la mayoría de programas universitarios especializados en Gestión Aeronáutica han contemplado un itinerario paralelo de piloto. La UAM, en cooperación con la extinta FTO (Flight Training Organization) Aeromadrid, fue igualmente pionera en la formación de pilotos universitarios. La idea demostró ser un éxito pues permitía a los futuros pilotos adquirir una formación paralela en Gestión Aeronáutica, con doble objetivo: enriquecer su formación aeronáutica y posibilitar salidas laborales ante una pérdida de la licencia de vuelo. Es curioso destacar, por ejemplo, como la compañía Air Europa valora positivamente que un piloto aspirante a trabajar en dicha firma posea la titulación de Gestión Aeronáutica. Esto no quiere decir que para ejercer esa profesión sea necesario pasar por la universidad, pero es un componente de valor añadido mutuo, para el profesional y para la empresa. Esto es lo que ha sucedido tradicionalmente con la formación de los controladores aéreos en España, hoy en proceso de cambio radical en el sistema formativo, si bien no es lo mismo complementar una licencia con unos estudios especializados en el sector aeronáutico que con otros más generalistas.

Una oferta creciente

Unos años después de comenzar la UAM, se crea en Reus (Tarragona) CESDA (Centro de Estudios Superiores de la Aviación), que, en cooperación con la Universidad Rovira i Virgili y con el apoyo del COPAC (Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial), impulsó los estudios de Graduado Superior de Aviación Comercial, con una estructura de título propio muy similar al programa original de la UAM, pero claramente enfocado a la formación de pilotos. Como no podía ser menos, el CESDA también tuvo éxito.

En Salamanca, Adventia imparte en el Campus Aeronáutico de Matacán, junto a la Universidad de Salamanca, el título de Especialista en Aviación Comercial-Piloto de Transporte de Línea Aérea. En el mes de abril, la Universidad salmantina presentó ante la Comisión Académica del Consejo de Universidades de Castilla y León la solicitud de implantación de este nuevo título de Grado. La previsión es que esta Comisión pueda presentar ante el Consejo de Gobierno la propuesta de memoria de verificación antes de finalizar el año 2010, de modo que pueda ser tramitada en tiempo y forma para que el título pueda implantarse en el curso 2011-12.

En Córdoba, Ucoaviación es el centro gestor del Título Propio de la Universidad de Córdoba Graduado Superior en Aviación Comercial: Piloto de Transporte de Línea Aérea. Galicia cuenta, desde este curso académico, con una doble titulación internacional para la formación de Pilotos de Líneas Aéreas, tras la unión de la escuela de Pilotos AFN (Aeroflota del Noroeste) y la Escuela de Finanzas, con el apoyo de la irlandesa Dublin Business School, en un proyecto de formación de alto nivel denominado AVIATION BUSINESS SCHOOL (ABS). Esta nueva titulación forma ya pilotos con la cualificación profesional precisa para esta función, con un título universitario en gestión empresarial y un alto nivel de inglés. La nueva titulación engloba la formación integrada de “Piloto de Transporte de Líneas Aéreas”, con habilitación de instructor de vuelo y el título universitario oficial de “Grado en Business and Management Speciallist in Human Resources”, impartido en colaboración con la prestigiosa Escuela de Finanzas y la Universidad de Dublín (DBS).

Otras universidades que han seguido la estela de la UAM y CESDA son la Universidad Camilo José Cela y la Universidad CEU San Pablo en cooperación con Aerotec. Gestair Flying Academy colabora con la Universidad Politécnica de Madrid en el máster en ensayos en vuelo y con la Universidad Autónoma de Madrid. El centro desarrolla así mismo otras cooperaciones universitarias fuera de España: en Portugal se ofrecen cursos conjuntos con la universidad ISEC en Lisboa y, recientemente, se ha cerrado un acuerdo con el “Institute of Technology Carlow”, en Irlanda, para impartir un curso de ingeniería en combinación con el ATPL, pendiente de aprobación formal por el Ministerio de Educación irlandés.

El último paso dado ha sido igualmente la homologación por parte del Ministerio de Educación del Grado en Piloto de Aviación Comercial y Operaciones Aéreas, que culmina una histórica reivindicación del colectivo de pilotos comerciales y de transporte aéreo para la obtención de un título universitario. Así, hoy en día el Grado en Gestión Aeronáutica se concentra en la formación de gestores y el de piloto en las facetas del vuelo. Zapatero a tus zapatos. Para terminar, aunque esta titulación era muy necesaria, también es importante destacar que en los nuevos grados de la UAM y la UAB han primado la calidad sobre la cantidad, limitando inicialmente a 60 el número de plazas disponibles para cursar estudios. Esto ha provocado una inmediata subida de las notas de corte para acceder a los estudios. Concretamente en la UAM ha sido superior a un 8, con lo que de cara al futuro es garantía de que se titularán los mejores alumnos.

Estos programas, también definidos por Bolonia, tienen una duración de entre uno y dos años y, como resulta sabido, abarcan multitud de campos formativos para que el titular de un grado pueda especializarse en materias concretas. En los últimos tiempos, la oferta formativa se ha ampliado bien como complemento a los estudios tradicionales, bien como forma de adquirir nuevos conocimientos, de cara a facilitar la inserción laboral en el sector aeronáutico. En el primer caso, aunque el sector aeronáutico es ya de por sí cualificado, existen áreas donde es necesario profundizar en los conocimientos, caso de los campos técnico y operativo, los más complejos. Por ejemplo, la UPM imparte desde hace muchos años el Máster en Gestión Aeroportuaria y, más recientemente, en cooperación con otras entidades, el Máster en Ensayos en vuelo, destinado a profesionales con experiencia en la materia que han ejercido su profesión como piloto y/o ingeniero aeronáutico.

En el segundo caso, los programas de postgrado son una forma de adquirir nuevos conocimientos para aquellos profesionales procedentes de otros sectores. Al margen de su verdadera necesidad, el actual auge en la construcción de nuevos aeropuertos privados genera nuevas oportunidades de formación para aquellas personas interesadas en formar parte de los equipos de trabajo de estas nuevas instalaciones. Como ejemplo, la futura puesta en marcha del nuevo de Murcia/Corvera ha hecho que firmas como la Escuela Europea de Negocios hayan decidido lanzar programas especializados para formar personal con un perfil destinado a la gestión aeroportuaria. El Máster en Gestión y Dirección de empresas aeronáuticas impartido durante los dos últimos años en Murcia es un buen ejemplo de acción formativa dedicada a las necesidades empresariales. También se ha lanzado en Málaga y Madrid. Otras universidades, como la UAB o la UAH mantienen entre su oferta educativa algún máster especializado en Gestión Aeronáutica.

David Herreros Serrano

PIES de FOTOS (según aparecen en el artículo)

Avión de Gestair Flying Academy.

Aula de Adventia y la Universidad de Salamanca.

Apertura de curso en Adventia.

CESDA imparte la titulación oficial universitaria de Grado en Piloto de Aviación Comercial y Operaciones Aéreas.

Centro de entrenamiento sintético de UCOAviación.

Sala de informática de la Escuela General de Negocios en Madrid.

Aviones de Aerotec en formación.

Hangar de Gestair.

Medios de Aeroflota del Noroeste.

Relacionados

Leave a Comment